Sentimientos mezclados de Karzai en Afganistán

El Presidente afgano Hamid Karzai se comprometió a combatir la corrupción e invitó a su principal rival a entrar al gobierno.

Al asumir el jueves 19 su 2do mandato bajo la presión occidental para recuperar su desgastada legitimidad.

El Presidente de Afganistán Hamid Karzai jura para un 2do mandato delante de personalidades occidentales y afganas en el palacio presidencial en Kabul fuertemente fortificado.

Bajo la poderosa mirada de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el Presidente Karzai fue directo al grano.

Llamó a sus rivales políticos a unirse al gobierno y delineó su agenda para los próximos cinco años.

"La corrupción y el soborno constituyen un peligroso problema. Queremos seguir el tema seriamente. Para investigar sobre este problema, organizaremos pronto una conferencia en Kabul para encontrar nuevas y efectivas formas de combatirlo. Consideramos nuestra obligación combatir esta dificultad”, dice Hamid Karzai, Presidente de Afganistán.
Esto era precisamente lo que muchos en la comunidad internacional han estado esperando escuchar.

Tanto EEUU como Gran Bretaña han dejado claro que su apoyo financiero y militar depende de que el gobierno luche contra la corrupción.

Algo que también preocupa a los afganos.

Una encuesta de la ONG, Oxfam, muestra que muchos sienten que la corrupción contribuye a la inestabilidad del país.

También temen que la pobreza y la corrupción endémica lleven a la gente común a unirse a los talibanes. 

 “Si el Presidente Karzai y su gabinete no pueden servir a la gente, dando seguridad y erradicando la corrupción, perderá el apoyo del pueblo y la credibilidad que le queda entre la población”, comenta Baryalai Helali, habitante de Kabul.

Esto marca una gran diferencia con la esperanza que muchos sintieron después de la caída del Talibán en 2001.

Investigaciones muestran que uno de cada 6 afganos piensa abandonar el país, en lugar de quedarse para reconstruir.

Más que palabras, Presidente Karzai tendrá que actuar ahora para restaurar la fe del público en Afganistán y en su administración.

Más noticias

0 Comentarios