Senado abre vía para reforma del sistema de salud

El Senado votó por primera vez, en favor del fin de los debates sobre la reforma del sistema de salud del Presidente Obama.

Senado abre vía para reforma del sistema de salud Senado abre vía para reforma del sistema de salud

Senado abre vía para reforma del sistema de salud

El Senado estadounidense votó en la noche del domingo al lunes, por primera vez, en favor del fin de los debates sobre la reforma del sistema de salud del presidente Barack Obama, abriendo así la vía para la adopción del texto de aquí a la Navidad.

Los senadores aprobaron por 60 votos contra 40 el fin de los debates sobre el texto que contiene el "compromiso" negociado en las últimas semanas en el seno de la mayoría demócrata.

Este primer voto, concluido hacia las 01H20 (06H20 GMT), muestra que el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dispone -a falta del apoyo de los republicanos- de los 60 votos de un total de 100 necesarios para la adopción del proyecto de ley.

El Senado cuenta con 58 demócratas, dos independientes y 40 republicanos.

Otros dos votos de procedimiento para cerrar definitivamente los debates sobre la reforma están previstos para el martes y el miércoles. El voto final podría así tener lugar el jueves en la noche, en vísperas de Navidad.

"Lo que realmente está matando a más y más estadounidenses cada día son las complicaciones de nuestro sistema de salud", dijo Reid en un discurso final antes de la votación.

Aunque admitieron que, por el momento, no tenían fuerza para detener el proyecto de ley, los republicanos -todos los cuales votaron en contra- advirtieron que los demócratas pagarían un precio en las elecciones legislativas de medio término de noviembre de 2010.

El texto de la cámara alta apunta a brindar cobertura médica a 31 de los 36 millones de estadounidenses que carecen de ella y a hacer bajar los costos de la salud, al tiempo de mejorar la calidad de la atención. En total, 94% de los estadounidenses de menos de 65 años quedarán así protegidos.

Según la oficina del Presupuesto del Congreso (CBO), el proyecto de ley reduciría el déficit estadounidense en 132.000 millones de dólares en diez años, sobre todo permitiendo economías en dispositivos como el seguro contra enfermedad para los ancianos (Medicare).

El 7 de noviembre, la Cámara de Representantes adoptó su propia versión de la reforma. Una vez que el Senado apruebe su propio texto, deberá ser fusionado con el de la Cámara, y luego enviado a Obama para su promulgación y lograr así la mayor reforma de su tipo en cuatro décadas.

Los líderes demócratas esperan hacerlo antes del discurso de Obama sobre el Estado de la Unión a fines de enero o principios de febrero.

Se esperan conflictos dentro de las filas demócratas en torno de las nuevas y severas restricciones al dinero federal para el subsidio de abortos, y a la decisión del Senado de retirar una "opción pública" con respaldo del gobierno para competir con las aseguradoras privadas.

Eso hizo que el presidente de la Unión Internacional de Empleados de Servicios, Andy Stern, criticara el proyecto de ley por considerar que se quedaba corto de lo que su poderoso gremio esperaba sobre la reforma de salud.

"Aquí se trata de si la gente puede pagarse el seguro de salud. No se trata de Ben Nelson haciendo acuerdos. Se trata del pueblo estadounidense", dijo Stern el domingo a la cadena de televisión CNN, en referencia al renuente senador de Nebraska que finalmente les dio a los demócratas el último voto que precisaban para aprobar la norma.

"Estoy tan decepcionado como cualquiera", agregó.

Pero la Casa Blanca defendió el proyecto rebajado, diciendo que éste todavía puede alcanzar el objetivo del presidente de transformar el problemático sistema de salud de Estados Unidos.

"Este es un proyecto muy, muy fuerte", dijo David Axelrod, un alto consejero de Obama. "Ayudará a dar seguridad a la gente que tiene seguro, y ayudará a la gente que no puede pagarse un seguro (...) Es el cambio que prometió el presidente. Es el cambio que estamos por brindar", agregó.

La nueva legislación requerirá a los estadounidenses la compra de un seguro y ofrecerá subsidios a las familias de bajos ingresos para que puedan hacerlo, al tiempo que prohibirá a las firmas de seguros negarse a dar cobertura debido a condiciones médicas preexistentes.

Más noticias

0 Comentarios