Secuestro de gobernador pone en duda liberación de dos militares en Colombia

El secuestro del gobernador del departamento colombiano de Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, por la guerrilla FARC, puso en entredicho la anunciada liberación de dos de los 24 uniformados en poder de esa guerrilla, tras la orden del presidente Alvaro Uribe de rescatarlos.

El secuestro del gobernador del departamento colombiano de Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, por la guerrilla FARC, puso en entredicho la anunciada liberación de dos de los 24 uniformados en poder de esa guerrilla, tras la orden del presidente Alvaro Uribe de rescatarlos.El secuestro de Cuéllar es el más grave ocurrido durante el gobierno de Uribe, quien asumió su primer mandato en agosto de 2002 con una propuesta de mano dura contra las guerrillas y no descarta optar por un tercer periodo presidencial en las elecciones de 2010.Tras conocerse este secuestro, Uribe ordenó a las fuerzas militares su rescate así como el de los demás rehenes en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), lo que podría complicar la liberación de dos militares, ofrecida por la guerrilla desde abril pasado."Ya el presidente rompió con la idea de recibir a los militares", dijo a la AFP León Valencia, director de la Fundación Nuevo Arcoiris, al aseverar que la liberación unilateral "ya no se va a dar".Gustavo Moncayo, padre del sargento Pablo Emilio Moncayo, quien el pasado 21 de diciembre cumplió doce años en cautiverio y cuya liberación se esperaba para estos días junto con la del cabo Livio José Martínez, pidió que no se intente un rescate de su hijo."Hago un llamado al gobierno para que no utilice lo que está pasando para impedir una liberación", dijo Mocayo a la prensa.A la vez, la senadora del opositor partido Liberal, Piedad Córdoba, encargada de recibir a estos dos militares prefirió no opinar "por el momento" sobre la orden de rescate de los secuestrados y expresó su esperanza de que "no se continúe truncando el proceso de liberación".El último plagio de un mandatario regional en Colombia ocurrió en abril de 2002, cuando las FARC tomaron como rehén al gobernador del departamento de Antioquia, Guillermo Gaviria, muerto durante un fallido rescate en 2003.Este año se había producido el secuestro de dos concejales, uno en el departamento (provincia) de Huila, en el suroeste, y otro en el de Guaviare, sureste, según la organización País Libre, que lleva estadísticas del conflicto colombiano."El gobierno del presidente Uribe siempre ha tenido la opción del rescate militar como una posición clara y pública. Esa política le ha dado algunos frutos importantes", opinó Claudia Llano, de País Libre, al aludir a la liberación de la político franco-colombiana Ingrid Betancourt, junto a tres estadounidenses y once militares, en 2008.Pese a esa orden, Llano apuntó que espera que "siga, como venía dándose, el proceso de liberación de los dos militares", en el que participarían, además de la senadora Córdoba, la Iglesia católica y el Comité Internacional de la Cruz Roja.Pero para el analista Alfredo Rangel, de la Fundación Seguridad y Democracia, con el secuestro del gobernador "comienzan operativos militares de rescate que podrían entorpecer la liberación" de los dos uniformados."El plagio forma parte de la inconsistencia de las FARC, que no ha dejado de secuestrar civiles y sigue presionando para que se produzca un canje" de los 24 rehenes militares que mantienen las FARC por unos 500 guerrilleros presos, dijo Rangel a la AFP.Según Valencia, el secuestro del gobernador de Caquetá muestra que la política de seguridad democrática "llegó a una situación de crisis"."Después de siete años de golpes, las FARC se han adaptado a la política de seguridad democrática y saben cómo enfrentarla", opinó el analista."Esta es una señal de que las guerrillas se han reactivado y de que se requieren cambios importantes" en la forma de enfrentarlas, señaló Valencia, quien hizo un llamado a "arreglar los temas con Venezuela", al asegurar que "las FARC se favorecen de la tensión en la frontera".De acuerdo con un reciente informe de Nuevo Arcoiris, basado en datos oficiales, las FARC aumentaron en 25% de sus acciones militares en los primeros diez meses del año, con respecto al mismo periodo de 2008, con un total de 1.429.

Más noticias

0 Comentarios