Secuencia de genoma del maíz: gran potencial para la industria alimentaria

La secuenciación completa del genoma del maíz, anunciada el jueves por investigadores estadounidenses, representa según ellos un avance con importantes repercusiones en el sector agroalimentario y bioenergético, visto el incremento demográfico y el calentamiento climático.

La secuenciación completa del genoma del maíz, anunciada el jueves por investigadores estadounidenses, representa según ellos un avance con importantes repercusiones en el sector agroalimentario y bioenergético, visto el incremento demográfico y el calentamiento climático.En un contexto de crecimiento de la población mundial y de cambio climático, el maíz, tercera cosecha mundial detrás del arroz y el sorgo, es la base de una gran variedad de productos que van desde los cereales para el desayuno hasta el dentífrico o el etanol.Los cerca de 150 expertos en genética de diferentes centros de investigación que participaron en la iniciativa, dirigida por la Universidad Washington en St-Louis (Misuri, centro), identificaron los 32.000 genes de los diez cromosomas que forman el genoma del maíz, que es el mayor conocido entre las plantas.En comparación, el genoma humano cuenta con 20.000 genes repartidos en 23 cromosomas, que son los soportes de la información genética.El código genético del maíz es colosal con 2.300 millones de bases de ADN, su tamaño se acerca al del hombre que tiene 2.900 millones.Cerca del 85% de los segmentos de ADN se repiten sin que se conozca la razón y el número de genes similares en diferentes lugares del genoma complica la secuenciación, subrayan los investigadores, cuyo trabajo se publica en las revistas científicas estadounidenses Science, Anales de la Academia de Ciencias (PNAS) y PloS Genetics.Como suele suceder en el caso de las plantas, el maíz tiene dos genomas separados pero mezclados que reflejan una evolución de miles de años. Domesticado desde hace 10.000 años, el maíz desciende del teocinte, planta originaria de América Central.Además, el maíz cuenta con 1.600 genes únicos e inexistentes en las otras plantas conocidas."Las empresas productoras de granos y los expertos en genética del maíz van a precipitarse sobre estos datos para encontrar sus genes favoritos", destaca Richard Wilson, director del Centro del genoma de la facultad de medicina de la Universidad Washington, que dirigió el estudio financiado por la Fundación Nacional de las Ciencias y los departamentos de Agricultura y Energía estadounidenses."Tener el genoma completo del maíz va a facilitar el desarrollo de nuevas variedades con un rendimiento superior o más resistentes al calor extremo o la sequía", pronosticó.Fusheng Wei y Jianwei Zhang, del Arizona Genomics Institute (suroeste) y coautores de la investigación, destacan que "el mundo se enfrenta a una demanda alimentaria creciente y a una demanda de biocarburantes para combatir el calentamiento climático".Según la ONU, la producción alimentaria mundial aumentará 70% en el transcurso de los próximos 40 años para alimentar a una población mundial que alcanzará los 9.300 millones de personas en 2050.Avances como el secuenciado del genoma del maíz "son la única manera de alcanzar tales objetivos de producción alimentaria", insiste Colin Kaltenbach, de la Universidad de Arizona.Las plantas dotadas de características genéticas particulares serán necesarias para aumentar la producción en superficies reducidas, como menos agua y suelos más pobres, aseguran los expertos en genética del Instituto del Genoma de Arizona.En este sentido, el maíz es un organismo modélico para la ciencia fundamental de las plantas porque puede ser utilizado para mejorar cultivos cercanos como el sorgo, el trigo y el arroz, subrayan los investigadores.Estados Unidos es el primer productor mundial de maíz con 200 millones de toneladas anuales, lo que representa 44% del total.

Más noticias

0 Comentarios