Salvadoreños cumplen una semana volcados en atender lapidaria emergencia

Los salvadoreños cumplieron una semana volcados en la atención de una emergencia generada por inundaciones y deslaves provocados por fuertes lluvias que marcaron un trágico final de invierno con 192 muertos y al menos 80 desaparecidos.

Los salvadoreños cumplieron una semana volcados en la atención de una emergencia generada por inundaciones y deslaves provocados por fuertes lluvias que marcaron un trágico final de invierno con 192 muertos y al menos 80 desaparecidos."A una semana de la emergencia podemos asegurar que tenemos la situación humanitaria bajo control, aunque siempre hay que hacer ajustes. No hay una comunidad afectada que no haya recibido la ayuda que corresponde a la primera fase de la emergencia", declaró a la AFP el viceministro de gobernación Ernesto Zelayandía.Hace ocho días, según Zelayandía, aún bajo las fuertes lluvias las diferentes instituciones que conforman el Sistema de Protección Civil iniciaron la "más grande operación" de rescate y auxilio de las víctimas desde los terremotos de 2001.El país, según el viceministro, está por entrar a la fase de rehabilitación de otros servicios que "son primarios" para la población afectada.Este domingo, un periodista de la AFP pudo constatar que helicópteros de Estados Unidos trasladaban alimentos a diferentes comunidades aisladas por vía terrestre.El Sistema Nacional de Protección Civil, coordina tareas de asistencia en los cinco departamentos más afectados por las lluvias: San Vicente, La Paz, Cuscatlán, San Salvador y la Libertad, todos en el centro del país.El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, destacó que a una semana de la tragedia muchas familias lloran a sus muertos y destacó la "solidaridad" que diferentes sectores han mostrado con las víctimas."Hace exactamente una semana despertamos horrorizados al conocer esta tragedia y ahora mientras numerosas familias lloran a sus muertos y hacen cálculo de los daños sufridos en sus pertencias", exclamó Rosa Chávez durante una misa celebrada en la catedral capitalina y dedicada a las víctimas.Mientras la búsqueda de desaparecidos continúa, según el obispo, "otros se han dedicado a hacer análisis más profundos y a pensar cómo construir un futuro de esperanza para las familias afectadas"."En general creo que la gente está viendo un interés (del gobierno) de hacer las cosas bien", comentó el obispo Rosa Chávez, quien dijo estar "alegre" del compromiso del presidente Mauricio Funes de "poner a raya la corrupción", luego que pidió a la Corte de Cuentas (Contraloría) que se audite toda la ayuda que se reciba y se entregue a los damnificados.En tanto, el director de Protección Civil Jorge Meléndez mencionó que los países que han enviado ayuda en alimentos, medicamentos, agua y otros avituallamientos son: Cuba, España, Estados Unidos, Panamá, Japón, Nicaragua, Francia, Argentina, Venezuela, Guatemala e Israel, entre otros.El balance de las desgracias dejadas por las lluvias, según Protección Civil, incluye a 14.295 personas que por la destrucción de sus viviendas ahora viven como damnificadas en 117 albergues temporales como escuelas, iglesias y casas comunales.Además de carreteras, puentes y otras infraestructuras dañadas, se registran 223 viviendas destruidas en forma total, 239 parcialmente y 630 en buen estado pero que quedaron en zonas de alto riesgo, según explicó Meléndez.

Más noticias

0 Comentarios