El Salvador saca sus soldados a la calle para combatir la delincuencia

Un nuevo contingente de 2.500 soldados será desplegado el viernes en los 19 municipios más afectados por la violencia y la delincuencia en El Salvador, en un intento desesperado del presidente del país, Mauricio Funes, por frenar ese flagelo que deja una media de 14 asesinatos diarios.

Un nuevo contingente de 2.500 soldados será desplegado el viernes en los 19 municipios más afectados por la violencia y la delincuencia en El Salvador, en un intento desesperado del presidente del país, Mauricio Funes, por frenar ese flagelo que deja una media de 14 asesinatos diarios."Se ha dispuesto que serán 2.500 hombres los que saldrán a las calles a realizar labor de seguridad pública, es un honor la labor pero a la vez un gran desafío para la institución luchar en contra de la delincuencia", dijo a AFP el ministro de Defensa, general David Munguía.El nuevo contingente de 2.500 soldados se sumará a otros 1.600 que ya venían apoyando a la Policía Nacional Civil (PNC) en las labores de vigilancia, pero que no podían efectuar registros de personas ni arrestos in fraganti.Ahora, de forma excepcional, y por orden del presidente Funes que se ha acogido a la Constitución, los soldados que salgan a las calles podrán realizar patrullajes sin acompañamiento policial, efectuar registros, detener a personas en flagrante delito aunque deberán entregarlas inmediatamente a la policía."Los soldados van a andar con su arma de equipo (fusiles de asalto M-16) y podrán hacer uso de la misma solo en caso de que se dé una contingencia en donde tenga que hacerlo en defensa propia si es atacado por un delincuente", sostuvo Munguía.Sin revelar en detalle los municipios en donde serán desplegados por seis meses los militares pertenecientes a distintas guarniciones, el ministro de Defensa señaló que estos saldrán a la calles en los centrales departamentos de San Salvador y La Libertad, así como en los occidentales de Santa Ana y Sonsonate y en el oriental de San Miguel."El momento excepcional" que vive el país con el acoso de la violencia es lo que "ha llevado a echar mano de la Fuerza Armada" para realizar labores de seguridad pública, explicó presidente.Para el analista militar Mauricio Ernesto Vargas, un general retirado, la decisión del Gobierno de sacar el ejército a las calles para labores de seguridad pública "es el último recurso que se tiene a mano en contra de la violencia"."Hay que ver con mucho detenimiento esta acción. El Gobierno está utilizando el último elemento que tiene a la mano para parar esto y, de no tener efecto, la violencia del crimen organizado y la delincuencia se podría desbordar pues se pensará que ha superado todo lo que el Estado tiene para frenarla", advirtió Vargas.Los soldados que estarán en las calles, en caso de ser necesario, podrán montar seguridad perimetral en el exterior de las penitenciarías.Asimismo, los militares prestarán seguridad en los denominados "pasos ciegos" o rutas ilegales de acceso en la frontera.La violencia, generada por delincuentes comunes, pandillas y el crimen organizado, azota a El Salvador, que registra una media de 14 asesinatos diarios, sin contar con las extorsiones generalizadas por pandillas, asaltos con arma de fuego en el transporte colectivo y en plena calle.

Más noticias

0 Comentarios