El Salvador lucha por restablecer comunicación y busca desaparecidos

Instituciones gubernamentales y empresas privadas trataban restablecer este martes las comunicaciones terrestres con unos 37 municipios salvadoreños aislados por derrumbes de lodo y piedras, luego de las lluvias que provocaron al menos 144 muertos y decenas de desaparecidos.

Instituciones gubernamentales y empresas privadas trataban restablecer este martes las comunicaciones terrestres con unos 37 municipios salvadoreños aislados por derrumbes de lodo y piedras, luego de las lluvias que provocaron al menos 144 muertos y decenas de desaparecidos."La situación todavía es grave (...). Nos hace falta desbloquear calles de acceso a unos 37 municipios que por ahora están cubiertas de toneladas de lodo, piedras y árboles", declaró a la AFP el director de Protección Civil, Jorge Meléndez.Las torrenciales lluvias han dejado 144 muertos, mientras que casi 13.000 personas están en albergues en los departamentos de San Salvador, La Libertad, Cuscatlán, San Vicente, La Paz, Cabañas y Usulután, según Protección Civil.Los equipos de socorro y voluntarios removían toneladas de lodo y escombros en busca de decenas de desaparecidos, que según el alcalde San Vicente Medardo Hernández Lara, sólo en esa ciudad, serían unas 500 personas.El alcalde dijo que la desgracia es "en toda la cuenca" del río Acahuapa porque "se desbordó enormemente" y perdió colonias como La Caridad, Dos puentes, Baila Huevo y la Pila del Jobo.La Dirección General de Protección civil no confirmó de inmediato esa cifra, pero reconoció la magnitud de la tragedia."Es una afirmación (el edil) sobre una especulación que nosotros no podemos confirmar", dijo Meléndez.Según una evaluación preliminar, 16 puentes colapsaron y otros diez presentan algún grado de daño; asimismo, otras 167 obras viales como túneles, pasos a nivel o tramos de carretera presentan daños.La reparación o reconstrucción costaría unos 80 millones de dólares, según estimaciones preliminares del ministro de Obras Públicas (MOP), Roberto Góchez.Asimismo, 1.835 viviendas quedaron dañadas y 209 totalmente destruidas, según un informe de Protección Civil.El presidente, Mauricio Funes, adelantó la víspera que destinaría 150 millones de dólares para hacer frente a la emergencia.Muchas empresas han aportado voluntariamente sus equipos para retirar escombros de las carreteras que impiden el acceso a comunidades rurales afectadas.Mientras tanto, los familiares han empezado a enterrar a sus muertos, a menudo, en ceremonias colectivas.En Verapaz, a unos 70 km de San Salvador y epicentro de la tragedia, los entierros se realizan en el único cementerio de la localidad devastada por segunda vez luego del terremoto del 13 de febrero de 2001."¿Por qué Dios te llevó antes que a mí?", se lamentaba Catarino Arévalo frente al pequeño ataúd color café de su hija Besy, de cinco años.Arévalo todavía no ha encontrado a otras dos pequeñas hijas y su esposa Ana está recuperándose en un hospital.Otros cinco cadáveres sin identificar fueron enterrados en bolsas negras de plástico en una fosa común.Otros han salvado la vida, pero tres días de intensas lluvias, los dejaron con lo puesto.Es el caso de Josefa Moreno, de 55 años, y de sus dos hijos de 10 y 12 años que salvaron la vida milagrosamente tras salir de la casa al oír el ruido de "tablas quebradas" y refugiarse en la zona más alta."Después sólo vi que el agua se llevó mi casita", narró Josefa en medio de un llanto incontenible en el albergue donde ha recibido ropa y comida.Se presume que decenas de cadáveres de personas y animales todavía enterrados en el lodo empiecen a descomponerse con el consiguiente riesgo para la salud pública.En tanto este martes llegó un equipo de expertos venezolanos en distintas áreas para evaluar los daños en el municipio de Verapaz, al tiempo que El Salvador recibía el apoyo moral de la comunidad internacional.

Más noticias

0 Comentarios