Salón del automóvil de Detroit: asiáticos quieren plantar bandera en EEUU

Los fabricantes automotores asiáticos, que destronaron a los estadounidenses en su propio territorio, dieron a entender en el Salón del Automóvil de Detroit que no piensan conformarse con Asia y quieren ganar parte del mercado de Estados Unidos.

Los fabricantes automotores asiáticos, que destronaron a los estadounidenses en su propio territorio, dieron a entender en el Salón del Automóvil de Detroit que no piensan conformarse con Asia y quieren ganar parte del mercado de Estados Unidos."La participación en el mercado muestra bien por quién vota el consumidor", constata el martes Don Esmond, director de ventas en Estados Unidos del japonés Toyota, en una mesa redonda en Detroit (Michigan, norte).Más directo, el vicepresidente del fabricante japonés Nissan para Estados Unidos, Carlos Tavares, afirmó en una entrevista a la AFP que su grupo "sigue esperando aumentar su participación en el mercado regularmente" en Estados Unidos.Con sus vehículos más pequeños, menos costosos y más eficientes en el consumo de combustible, los fabricantes asiáticos aprovecharon la crisis y el cambio en las preferencias de los estadounidenses, quienes dejaron de lado las camionetas y los costosos todo-terreno tras el aumento de los precios del petróleo y la recesión.En 2009, las ventas de los fabricantes asiáticos, y sobre todo japoneses, superaron las de sus competidores norteamericanos en Estados Unidos. Toyota precedió a Ford, Honda quedó por delante de Chrysler y Nissan justo detrás.En un mercado golpeado como el del año pasado, en el que las ventas de los vehículos cayeron 21% en Estados Unidos, algunos fabricantes como el coreano Hyundai no sólo consiguieron aumentar su participación en el mercado, sino que además registraron una fuerte alza en sus ventas."Los coreanos como Hyundai o Kia mejoraron su calidad sin aumentar sus precios", señaló Jessica Caldwell, analista del sitio especializado Edmunds.com.Además, la desaparición de ciertas marcas estadounidenses como Saturn y Pontiac, cerradas por General Motors (GM), "creó oportunidades, es un hecho", reconoció Tavares.Es una opinión que comparte el vicepresidente del japonés Honda Motor para Estados Unidos, John Mendel, quien no obstante precisó el martes a la AFP que no siempre es fácil ganar las cuotas del mercado que quedaron vacantes por la desaparición de estas marcas."Estos clientes (...) probablemente opten por marcas nacionales, no forzosamente van a comprar un Honda o un Toyota", explicó.Los fabricantes estadounidenses, por su parte, no piensan quedarse de brazos cruzados. "Ford vuelve a ser un rival importante", según la analista Caldwell. "Ahora tienen una estrategia sólida en vehículos, cosa que no tuvieron durante mucho tiempo porque vendían principalmente camiones y coches 4x4".

Más noticias

0 Comentarios