Safina, de nuevo número uno, busca legitimarse en el Masters

La rusa Dinara Safina, que el lunes recuperaba el primer puesto del ránking WTA, pretende utilizar el Masters que comienza el martes en Doha como tribuna desde la que responder a las críticas de quienes consideran que no tiene categoría de número uno.

La rusa Dinara Safina, que el lunes recuperaba el primer puesto del ránking WTA, pretende utilizar el Masters que comienza el martes en Doha como tribuna desde la que responder a las críticas de quienes consideran que no tiene categoría de número uno.Desde que accedió por primera vez a lo más alto el 20 de abril, la tenista rusa de 23 años no ha dejado a nadie indiferente en el circuito. "¿Safina número uno mundial? Ridículo, no ha ganado nunca un torneo de Grand Slam", alegan sus detractores.La polémica decayó cuando Safina perdió el primer puesto en beneficio de la estadounidense Serena Williams hace dos semanas. Pero ahora, por un milagro matemático, la rusa regresa a lo más alto desatando de nuevo el debate justo a tiempo para el gran baile de fin de año en Qatar."No me preocupa lo que se diga", decía una Safina claramente harta de que le pregunten siempre por el tema. "Jugué tres finales y dos semifinales de Grand Slam y eso no me lo puede quitar nadie. El año pasado no paraba de ganar y todo el mundo me preguntaba por qué no era número uno. Este año lo soy y me hablan de Grand Slams. Siempre hay algo que falla", añadía.Sus compatriotas Svetlana Kuznetsova y Elena Dementieva, que también juegan el Masters, acudieron prestas en su ayuda. "Se lo merece", aseguraba la primera. "No es la primera tenista que es número uno mundial sin haber ganado un Grand Slam", añadía la segunda.Sin ir más lejos, la francesa Amélie Mauresmo fue número uno mundial sin haber conquistado un 'grande' en 2004 y en 2005. Un ejemplo que sin duda inspirará a Safina porque, si terminó ganado dos Grand Slams en 2006, confiesa que fue gracias a las bases que sentó conquistando el Masters en 2005.Safina firmaría ese mismo guión sin dudarlo. A falta de Grand Slam, con una victoria en el quinto gran torneo acallaría muchas críticas y puede que incluso aprendiera a controlar, como Mauresmo, un carácter emotivo que sistemáticamente le hace desfallecer en los momentos más cruciales.En Doha, Safina está en el Grupo Blanco con la danesa Caroline Wozniacki, la serbia Jelena Jankovic y la bielorrusa Victoria Azarenka. Un grupo a su medida para alcanzar las semifinales, en las que se cruzaría con una de las hermanas Williams o con una de sus defensoras, Kuznetsova o Dementieva.Serena Williams, que sin duda habrá encontrado muy cortas sus dos semanas como número uno mundial, intentará por todos los medios volver a lo más alto.Le separa de Safina un margen ínfimo de 155 puntos, teniendo en cuenta que cada victoria en la fase de grupos supone 160. Su mano a mano animará la semana en Doha, donde la otra Williams, Venus, buscará revalidar su título además de jugar en dobles con su hermana.La rusa y las hermanas son las tres favoritas de un torneo que desde 1997 siempre ha coronado a una ex número uno mundial. Algo que incluye a Jelena Jankovic, la cuarta tenista presente en Doha que ha ocupado alguna vez el primer puesto del 'ránking'.

Más noticias

0 Comentarios