Rusia estrecha vínculos económicos con Ecuador durante visita de Correa

Los mandatarios de Rusia y Ecuador mantuvieron este jueves unos encuentros que confirman el acercamiento de Moscú con una región descuidada largo tiempo, aunque los resultados no estuvieron a la altura de las expectativas.

Los mandatarios de Rusia y Ecuador mantuvieron este jueves unos encuentros que confirman el acercamiento de Moscú con una región descuidada largo tiempo, aunque los resultados no estuvieron a la altura de las expectativas.Entre las iniciativas más destacadas, ambos países firmaron un acuerdo de colaboración en el campo de la energía nuclear civil.El presidente ruso, Dimitri Medvedev, recibió el jueves en el Kremlin a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, algo inédito en la historia de los dos países.El jefe del Estado ecuatoriano, vestido de negro y con una camisa bordada con motivos geométricos naranjas, es el último de una serie de dirigentes latinoamericanos en visitar Moscú, lo que demuestra un claro acercamiento entre dos regiones cuyos lazos han sido flojos durante largos períodos."En el transcurso de los últimos años, las relaciones entre Rusia y los Estados latinoamericanos se han fortalecido netamente, y le vemos mucho sentido a esto porque justamente desearíamos desarrollar relaciones amistosas y completas con todos los Estados latinoamericanos, y Ecuador es para nosotros uno de esos socios estratégicos e importantes en el continente", declaró Medvedev.Sin embargo este encuentro no permitió la firma del principal acuerdo sobre el cual especulaba la prensa rusa desde hace varios días, es decir el posible reconocimiento por Quito de la independencia de los dos territorios georgianos rebeldes de Abjasia y Osetia del Sur, a cambio de una ayuda financiera y militar de 200 millones de dólares.Según el diario Kommersant, Moscú esperaba así reproducir el modelo ya aplicado exitosamente con Venezuela en septiembre, a cambio de un préstamo de 2.200 millones de dólares a Caracas.El tema no fue abordado públicamente este jueves, ni tampoco el otorgamiento de un préstamo a Quito mencionado el miércoles por el ministro ruso de Finanzas, Alexei Kudrin.Correa y Medvedev, por el contrario, apadrinaron la firma de una decena de acuerdos en diferentes terrenos.El más concreto prevé la entrega a Ecuador de dos helicópteros militares de transporte Mi-171E."Es aún poco, pero es un comienzo. Considero que tenemos ahí perspectivas de cooperación militar y técnica", subrayó Medvedev.Los dos gobiernos firmaron un acuerdo de cooperación en el ámbito de la energía nuclear civil. También firmaron declaraciones de intenciones en los ámbitos hidroeléctrico, aduanero y de telecomunicaciones.Nada trascendió, por el contrario, sobre una eventual alianza en la explotación de petróleo y gas, de los cuales los dos países son productores.Al recibir a Correa, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, destacó que "varias empresas rusas estarían dispuestas" a trabajar en el mercado ecuatoriano, y añadió que las perspectivas "no son malas", según la agencia Itar-Tass.Por el momento, el comercio bilateral consiste esencialmente en exportaciones de bananas y flores de Ecuador, y se elevó a menos de 1.000 millones de dólares en 2008.Sin embargo Ecuador espera mucho más de Rusia, insistió Correa."Ecuador necesita renovar sus carreteras, desarrollar su energía eléctrica, reconstruir sus refinerías, explotar sus reservas de petróleo y gas", enumeró."Rusia nos puede aportar un apoyo precioso para todos estos proyectos, tanto en el plano tecnológico como financiero. Podemos comprarle más a Rusia. Hemos estudiado el mercado y vemos un potencial enorme para nuestras importaciones y exportaciones", recalcó el mandatario ecuatoriano.

Más noticias

0 Comentarios