Rusia: 109 muertos en incendio durante una fiesta

El incidente se debe a un problema originado por fuegos artificiales en un restaurante a 1.300 km al Este de Moscú.

Al menos 109 muertos dejó un incendio originado por fuegos artificiales en la madrugada de sábado en un restaurante de Perm, a 1.300 km al este de Moscú, en la peor catástrofe de este tipo en Rusia en varios años.

Dos personas fueron detenidas por su eventual responsabilidad al no respetar normas de seguridad.

"El balance de víctimas fatales de la tragedia de Perm aumentó a 109" dijo este sábado el comité de investigación de la rama local de la fiscalía rusa.

"Según datos preliminares, hubo una explosión del material pirotécnico que desencadenó un incendio (...)", había anunciado anteriormente el ministro de Situaciones de Emergencia en un comunicado en su portal internet.

El presidente Dmitri Medvedev decretó que el lunes será día de duelo, anunció el Kremlin en un comunicado.

Los responsables del drama "deben ser castigados", añadió, afirmando que éstos no tenían "ni cerebro ni escrúpulos".

El primer ministro ruso Vladimir Putin presentó por su lado condolencias a las familias de las víctimas de "esta monstruosa catástrofe".

Más de 80 heridos, con quemaduras de segundo grado o intoxicados con monóxido de carbono, están graves, precisó el ministerio local de la Salud en Perm.

Uno de los propietarios y la directora del establecimiento fueron detenidos por no respeto de las reglas de seguridad en materia de fuegos artificiales, según declaró un portavoz del Comité de investigación de la fiscalía, Vladimir Markín, en la cadena de información Vesti 24.

El portavoz desmintió al mismo tiempo la hipótesis de un acto terrorista, una semana después del atentado contra el Nevski Express, un tren especial entre Moscú y San Petersburgo, donde murieron 26 personas.

"El accidente fue causado por la violación de las instrucciones para la utilización de material pirotécnico. No se trata en ningún caso de un acto terrorista, puedo asegurarlo cien por ciento", dijo Vladimir Markin, citado por Interfax.

No obstante, una fuente policial citada por Ria Novosti no excluyó pudiese tratarse de un incendio intencional. "Es lo que muestran una serie de indicios", señaló.

Unos 230 invitados, entre los cuales numerosos empleados del restaurante "El Caballo cojo" y sus parientes celebraban el octavo aniversario del establecimiento, cuando se produjo el drama a eso de las 01H15 (20H15 GMT), informó la policía.

"Fueron lanzados fuegos artificiales y uno de ellos dio en el cielo raso de plástico, que se inflamó. La gente fue presa del pánico y murieron quemados, aplastados o intoxicados", declaró el ministro local de Situaciones de Emergencia, Igor Orlov, citado por Itar-Tass.

Según una fuente policial citada por la agencia Interfax, "los organizadores de la fiesta decidieron hacer una demostración de 'fuegos artificiales fríos', reputados entre los más seguros".

Pero no calcularon bien la altura del cielo raso y hubo chispas que inflamaron elementos de madera, a menos que la calidad del material pirotécnico sea la causa, precisó la fuente.

Los ministros de Situaciones de Emergencia Sergueï Choïgou, de Salud Tatiana Golikova y del Interior Rachid Nourgaliev llegaron a Perm unas horas más tarde.

Un avión Ilyushin 76 llevando médicos, sicólogos y material médico también llegó a la ciudad del Ural.

Se trata del peor incendio de los últimos años en Rusia, donde las catástrofes domésticas, en hospicios, establecimientos médicos y escuelas, son frecuentes debido a lo vetusto de las instalaciones y al no respeto de las normas de seguridad.

Más noticias

0 Comentarios