Rondas ciudadanas de seguridad en Verona

Ataviados con camisetas amarillas y provistos de radioteléfonos para llamar a la policía los voluntarios patrullan en Verona.

Ataviados con camisetas amarillas y provistos de radioteléfonos para llamar a la policía los voluntarios patrullan en Verona: el gobierno de Silvio Berlusconi legalizó recientemente estas controvertidas "rondas" que la izquierda no duda en comparar con aquellas creadas durante el fascismo.

Verona, la ciudad de Romeo y Julieta.

Lejos de ese romanticismo hace un año que 200 asistentes cívicos la patrullan todos los días. La misión de estos voluntarios es ayudar a la policía local a combatir el delito. Son integrantes de asociaciones, sin afiliación política que hacen “rondas ciudadanas”.

Este tipo de milicia popular, que circula sin armas, es muy común en el Norte de Italia. Pero el gobierno, con el impulso de la Liga del Norte, partido populista anti-inmigración, decidió legalizar estas rondas.

“En Verona hubo una fuerte disminución de delitos. Los asistentes cívicos se ocupan de cosas, de las que antes tenían que ocuparse las fuerzas del orden. Están donde los policías estaban obligados a ir antes para marcar presencia”, añade Flavio Tosi, alcalde de Verona. 

Giuliano, Samuele y Paolo forman parte de esas rondas.

Son miembros de una asociación de pescadores y patrullan este barrio de Verona 3 veces por semana de 6 a 8:30 pm.

“Inicialmente había una degradación de la seguridad. Sobre todo en las áreas de parques públicos. Nosotros no intervenimos directamente, solamente monitoreamos y avisamos a las autoridades competentes”, dice Gilberto Domenechini, Presidente de una asociación y asistente cívico.

Tráfico de drogas, ebriedad, ocupación ilegal, en cierto modo los asistentes cívicos hacen parte del trabajo de la policía nacional y municipal. Con la diferencia de que no están armados.

“¿La seguridad aquí? Bueno ahora es asunto de los guardias. Es bueno que estén aquí porque hay una gran cantidad de extranjeros, si va a la plaza, verá como ensucian todo”,  “Es demagogia con fines electorales. Va en contra de los que quieren integrarse”, comentan habitantes de Verona.

La ley, desprestigiada por la izquierda que teme derivaciones fascistas y una mayor estigmatización de los inmigrantes, entrará oficialmente en vigor en noviembre. Varios Alcaldes, como el de Nápoles, o el de Venecia, ya se declararon en contra.

Más noticias

0 Comentarios