Resistencia contra el golpe hondureño sigue lucha por restitución de Zelaya

Con una concentración frente al Congreso, el Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras mantenía este lunes la lucha por la restitución del depuesto presidente Manuel Zelaya, aunque éste haya desistido de esas pretensiones.

Con una concentración frente al Congreso, el Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras mantenía este lunes la lucha por la restitución del depuesto presidente Manuel Zelaya, aunque éste haya desistido de esas pretensiones."La resistencia es una lucha permanente (...) es una lucha en contra de la represión, en contra de los golpistas", expresó Juan Barahona, uno de los coordinadores del Frente que se reunía en el Parque la Merced, frente al edificio del Congreso, en el centro de la capital.El Frente de Resistencia también mantiene su posición de boicotear las elecciones del 29 de noviembre, que el régimen de facto espera sirvan para pasar página a esta crisis desatada por el golpe de Estado del 28 de junio."Este 29 de noviembre para la Resistencia no hay elecciones porque ningún compañero de la Resistencia va a ir a votar (...) porque en estas elecciones no tiene candidatos", proclamó el dirigente.Pese a la decisión de Zelaya de renunciar a su restitución, el Congreso tiene que tomar una decisión al respecto, anunció este lunes el vicepresidente de la institución, Ramón Velásquez Nazar, en declaraciones a la estación de radio HRN."Ahora que Zelaya dice que ya no le interesa, que ya no quiere (...) esto no cambia, no varía la situación del Congreso, hay que ver que se trata de un poder del Estado que no puede estar actuando irresponsablemente o en línea a lo que puede estar opinando cualquier hondureño", expresó el diputado de la Democracia Cristiana (DC).Según el acuerdo San José/Tegucigalpa suscrito el 30 de agosto por los dos protagonistas de la crisis, bajo la presión de Estados Unidos, el gobierno de facto de Roberto Micheletti dejó en manos de los 128 diputados la potestad de restituir a Zelaya en el poder.Sin embargo, el acuerdo no prevé una fecha límite para hacerlo, aunque Zelaya esperaba que fuera antes del 5 de noviembre, cuando debía quedar constituido el gobierno de unidad nacional previsto en los acuerdos.El trámite se ha dilatado también porque el Congreso decidió consultar a la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Público, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y al gubernamental Comisionado de Derechos Humanos. Solo este último ha entregado su informe."Se nos ha informado que esta semana el Congreso va a convocar a sesión del pleno (...) pero esos diputados no quieren reunirse porque no quieren discutir la restitución", aseguró Barahona.Zalaya anunció el sábado, en una carta enviada al presidente estadounidense Barack Obama, que ya no acepta "ningún acuerdo de retorno a la presidencia para encubrir el golpe de Estado".Para el presidente depuesto, refugiado en la embajada de Brasil desde el 21 de septiembre, tras entrar clandestinamente en el país, el acuerdo "queda sin valor ni efecto por incumplimiento unilateral del gobierno de facto".El presidente depuesto culpa a Washington también de haber bajado la presión contra el gobierno de facto después de que admitió que reconocería las elecciones presidenciales, independientemente de que se le restituya o no.Micheletti espera que una vez que el vencedor de los comicios asuma el poder el 27 de enero, el nuevo gobierno sea reconocido por la comunidad internacional y se ponga fin a las sanciones internacionales y al aislamiento del país.

Más noticias

0 Comentarios