Residentes traicionados por el sistema

La policía dice que no perjudicará a nadie que reporte un crimen, pero el caso de Cote demuestra que esa es una promesa incumplida

Robert Cote testificó en la mañana del lunes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington sobre la detención de su esposa hondureña Rita. Las autoridades han dicho repetidamente que los extranjeros –independientemente de su estatus migratorio- pueden denunciar crímenes sin temer repercusiones por parte de Inmigración. Por eso, al ver que su hermana estaba siendo víctima de violencia doméstica, Rita llamó a las autoridades pero la terminaron arrestando.“El novio de la hermana de mi esposa la estaba ahorcando, y cuando la policía llegó, mi esposa les estaba sirviendo de traductora. La policía indagó sobre el incidente doméstico por cuatro minutos, y luego le pidieron a mi esposa su pasaporte”, dijo Robert Cote, esposo de la víctima.

La policía se llevo a Rita, en medio de los llantos de sus tres hijos, y la mantuvo arrestada por unos días, para luego enviarla a las autoridades de inmigración, quienes también la dejaron encerrada.

“Fueron 15 días en total, mis hijos estaban inconsolables, todos los días me preguntaban cuándo ella volvería. Yo no les podía contestar porque yo no sabía si iba a volver”, dijo Cote.

La Unión Americana de Libertades Civiles interpuso una demanda y logró liberar a Rita, quien actualmente se encuentra en un limbo judicial y con miedo de ser deportada y separada de su familia.

Este caso le da luz a lo que algunos consideran una creciente problemática que deja en cuestión si el poder que se les ha dado a las autoridades locales de indagar sobre inmigración hace, de hecho, a nuestras comunidades más seguras, o por lo contrario las hace hasta cierto punto más inseguras.Por parte de los Cote, ellos no piensan volver a reportarle nada a la policía.“Cómo resultado de esto las personas son más propensas a no reportar violencia doméstica, ¿es eso lo que queremos? No van a querer reportar crímenes, ¿queremos eso?, no van a llamar al 911 o a reportar un incendio, porque están preocupados de las implicaciones que pueden tener. Simplemente envía un mal mensaje”, dijo Chandra Bhatnagar de la Unión Americana de Libertades Civiles.

El esposo de Rita, que es un veterano de guerra y ciudadano del país, dice que su esposa no es una criminal pero fue tratada como si lo fuera.

Y es precisamente ese el problema, según algunos expertos, el abuso de poder, la separación de familias, y la falta de claridad ante un sistema migratorio quebrado.

Más noticias

0 Comentarios