Residente quiso deshacerse de 3 granadas de mano que pertenecian a su abuelo, y las llevó a una subestación de policía. Una de las granadas estaba habilitada.

Oficiales de la subestación de policia Prue de San Antonio se llevaron un susto esta mañana.  Un residente se presentó a eso de las 6:30 de la mañana y les dijo que traia 3 granadas de mano en su carro.

El sujeto, de nombre Michael Navarro, dice que encontró las granadas en la casa de su abuelo hace 10 años, y que las guardó todo este tiempo.  La subestación fue cerrada, un equipo antibombas fue llamado, y se descubrió que una de las granadas todavía tenía el pin de seguridad y corria riesgo de explotar.  Las otras dos eran solo para entrenamiento.

La policia dijo que estuvo bien que el residente les haya avisado sobre las granadas, pero hubiesen preferido que no las hubiera transportado.

Más noticias

0 Comentarios