Resaca Electoral (opinión)

México vivió el domingo una elección "vigilada"; el país se regodeó en decir que contó con miles de espectadores internacionales. Espectadores que estaban dentro de las casillas pero poco o nada conocen de las artimañas para conseguir votos de los partidos políticos mexicanos.

Por Liza Di Georgina, Equipo Político de holaciudad.

A días de las elecciones presidenciales en México aun se sigue sintiendo la resaca de una dura contienda. Un proceso electoral que fue seguido con atención por la ciudadanía en un domingo que se encontraba con calles vacías mientras se esperaban conocer los resultados que afectarían el destino de más de 116 millones de almas por los próximos 6 años. Algunos dirán quela comunidad estaba pendiente de la final de la Eurocopa o disfrutando de una borrachera clandestina, yo prefiero pensar que hubo compromiso ciudadano.

México vivió una elección "vigilada", donde el país se regodeó en decir que contó con miles de espectadores internacionales. Espectadores que estaban dentro de las casillas, pero que poco o nada conocen de las artimañas para conseguir votos de los partidos políticos mexicanos.

El 63.14%de los mexicanos con credencial para votar acudió a las urnas para elegir entre Peña Nieto, López Obrador, Vázquez Mota y Quadri para la presidencia, según el IFE.

Los medios de comunicación nacionales esperaban sonrientes confirmar a "su gallo", después de haber estado bombardeando a la comunidad que Enrique Peña Nieto era el indiscutible ganador según sus encuestas por un inmenso margen de más de 20 puntos por encima de Vázquez Mota, dejando a López Obrador en el tercer sitio y ni que decir de Quadri.

Sin embargo, no fue un pronunciamiento del IFE, ni la lentitud del computo de los resultados preliminares lo que le quitó a millones la esperanza de un cambio en el país, sino el tedioso discurso de 40 minutos que dio Josefina Vázquez Mota declarándose perdedora cuando aun no se computaba siquiera el 4% de las casillas en el PREP.

Josefina aceptó la derrota e hizo un llamado a todos a aceptarla, tirándole la pedrada a López Obrador.

Luego el presidente del IFE salió a levantarle la mano a Enrique Peña Nieto, declarándolo como puntero en las elecciones y dándole 8 puntos de ventaja con lo que el virtual futuro presidente ofreció un estudiado discurso de aceptación empuñando el slogan de esta noche "México ganó".

El IFE trabajó con lentitud para cansar a los espectadores y para cerca de la medianoche la distancia entre los puntos de Peña Nieto y López Obrador era de apenas un 2.5%. ¿Dónde quedaron los 20 puntos que perjuraban las encuestas de semanas atrás?

Pero esa tendencia se disparó mientras todo México dormía en preparación para el inicio de la semana laboral en lunes. Se apostó a que en México se tiene que trabajar para comer y que la democracia se tiene que hacer de ladito porque hay que pagar el súper y los recibos.

La mañana recibió a México con el presidente que se había estado anunciando desde meses en los medios en un "te lo dije" maledicente.

En estas elecciones no hubo contingentes que salieran a las calles a festejar la victoria de su presidente, y en las redes sociales el descontento de algunos no se hizo esperar.

Unas elecciones en las que México ha quedado aun más fragmentado que en el 2006.Porque en el 2006 la antipatía se volcó hacia Calderón. Y en este 2012 la percepción de más de 15.5 millones de electores, que votaron por Obrador, de vivir en un país donde las propias instituciones electorales los han traicionado legando 6 años más de una imposición política es mucho más devastador. Sin contar los12.5 millones que sufragaron por Vázquez Mota y ahora se dan de topes por el regreso del PRI a Los Pinos.

López Obrador espera un recuento de votos por parte del IFE argumentando irregularidades electorales, pero como en el 2012 su reclamo amenaza ser sólo una voz que se diluirá en la abulia de los días.

Más allá de sacar a México adelante, el reto del próximo presidente de la República Mexicana será unir a una porción de la sociedad que se siente lesionada y desposeída incluso de su capacidad de decidir. Ahora falta ver si Peña Nieto cumple.

Más noticias

0 Comentarios