¿Republicanos Quieren Tomar Por Tontos a Trabajadores, Estudiantes?

Un resultado crucial de las elecciones para el Congreso del pasado 2 de Noviembre y que nadie dio la debida importancia en su momento, es la toma de poder por los republicanos en los estados.

Los republicanos consiguieron al menos 675 curules legislativos estatales. Fue la ganancia más grande que cualquier partido político haya obtenido en asambleas estatales desde 1938. Como consecuencia,los republicanos controlan hoy el poder legislativo en 26 estados y tienen el poder de trabajar a voluntad en esos estados en formas en las que no pueden ni pensar en hacer en Washington.Una de esas formas es la destrucción de los sindicatos de trabajadores públicos, como se está procediendo a hacer a través de nuevas leyes en Wisconsin, Illinois, y Ohio, para citar solo tres estados. La razón que dan los gobernadores y legisladores republicanos para disminuir legalmente al mínimo la capacidad de acción de los sindicatos, es el costo de los beneficios laborales que los sindicatos obtienen para sus miembros. En una época de crisis financiera y déficits presupuestarios, la reducción de costos laborales aparenta tener sentido.Pero el razonamiento dado por los promotores de esas leyes esconde la verdadera razón: los sindicatos apoyan siempre financieramente a los candidatos presidenciales demócratas y lo que se busca es la destrucción de una fuente importante de financiamiento para la campaña de reelección del Presidente Barack Obama.La ley aprobada contra viento y marea en Wisconsin exige que los trabajadores de cada empresa o agencia pública renueven su afiliación con su sindicato todos los años, en vez de ocurrir automáticamente como es ahora. También ordena que los cobros sindicales no sean deducidos automáticamente de los salarios, sino que sean pagados separadamente por los trabajadores. Ambas medidas pueden potencialmente reducir de manera drástica los ingresos de los sindicatos y evitar que den tanto dinero a Obama como lo hicieron la última vez.Otra forma en la que varias legislaturas estatales con mayoría republicana están tratando de reducir las probabilidades de reelección de Obama es limitando la capacidad de votar a estudiantes universitarios, que tradicionalmente votan en su mayoría por los candidatos demócratas. En New Hampshire, por ejemplo, se presentó un proyecto de ley exigiendo que los estudiantes o sus padres hayan establecido residencia permanente en el estado para poder votar en New Hampshire, aún cuando la elección sea de carácter nacional, como lo es la elección presidencial. Como sabemos, muchos universitarios estudian en escuelas fuera del estado en donde residen. A esto añada los resultados de Noviembre en las contiendas por gobernador, y el panorama se ilumina aún más para los republicanos. Antes de las elecciones, los republicanos controlaban la mansión gubernamental y ambas cámaras legislativas en solo 9 estados. Hoy es en 21 estados. Los demócratas en cambio están en completo control de 11 estados, de 16 que tenían.El impacto de esta ola republicana en los estados será sentido también en la redistribución de distritos electorales, ordenado por el último censo poblacional. En estados donde el poder yace en las manos de legisladores y gobernadores, los republicanos están en una posición fuerte para rediseñar jurisdicciones electorales de manera que las nuevas jurisdicciones queden con mayoría republicana para asegurar sus victorias en futuras elecciones. No se olvide que la elección del presidente no es verdaderamente una sola elección en todo el país, sino 50 elecciones separadas, una por estado.Los republicanos no podrían haber planeado su victoria de Noviembre pasado mucho mejor que esto.

Más noticias

0 Comentarios