Regulaciones ponen en riesgo guarderías de Fairfax

¿Siguen las leyes estatales de Virginia ó las del condado de Fairfax? Es la pregunta que se hacen dueños de guarderías del condado.

Adela Luning opera una guardería en el condado de Fairfax, en Virginia, hace más de 20 años y aunque su licencia del estado dice que ella puede cuidar hasta 12 niños, una nueva regulación podría poner su negocio de cuidado infantil y el de muchos otros en riesgo. Todo por causa de una discrepancia en el sistema.

"Hay un cambio en las regulaciones del estado que obliga a los dueños de guardería a cumplir con las reglas de zona del condado. El problema es que las reglas del condado contradicen las del estado", afirmó Pat Herrity, supervisor del condado de Fairfax.

Mientras que el estado permite que en las guarderías de casas hayan 12 niños, el condado solo da permiso para siete, y el número es aún más bajo en las guarderías que operan en apartamentos.

El cambio obligaría a Adela y a muchos como ella a tomar decisiones que no quieren.

"Tendría que despedir a mis dos empleadas, que es un dolor de cabeza, tendría que sacar a cinco niños, cinco familias, a quién escojo", afirmó Adela Luning.

Preocupado con la situación el supervisor del condado Pat Herrity realizó una reunión anoche a la que asistieron más de 350 personas que como Adela, se sienten frustrados con la complicación.

"Tengo mucha presión, no he podido dormir bien, cada día tratando de cómo prepararme para lo que venga".

Otra preocupación es que aplicar para un permiso especial del condado para tener hasta 10 niños cuesta más de $1,000 dólares.

Por ahora, funcionarios de Fairfax han decidido no molestar a los dueños de guarderías que no cumplen con lo requerimientos, por lo menos mientras se aclara la situación.

Sharon BulovaSupervisora del Condado de Fairfax"En mi opinión personal yo creo que deberíamos incrementar el número de niños permitidos en el condado a la regla estatal", dijo Sharon Bulova, supervisora del condado.

"Vamos a ver si se puede facilitar el proceso de aplicación y tratar de reducir el costo de la licencia especial", afirmó Herrity.

Esas promesas, sin embargo, son apenas propuestas que deberán de ser aprobadas por el concejo del condado para convertirse en realidad.

Prácticamente por ahora los dueños de guarderías en el condado quedaron en espera y aunque en este momento tienen un periodo de gracia que les permitirá arreglar su situación, a muchos lo que les preocupa es el futuro de sus negocios si es que las regulaciones del condado no los favorecen.

Más noticias

0 Comentarios