Régimen golpista hondureño cumple medio año, afectando a toda Centroamérica

El régimen golpista hondureño cumplió este lunes medio año en el poder sin escuchar los llamados a restituir el orden constitucional, lo que ha sumido a Centroamérica en su peor crisis política desde los años 80, paralizando el proceso de integración regional.

El régimen golpista hondureño cumplió este lunes medio año en el poder sin escuchar los llamados a restituir el orden constitucional, lo que ha sumido a Centroamérica en su peor crisis política desde los años 80, paralizando el proceso de integración regional.Honduras permanecía en calma este lunes tras las fiestas de Navidad y los seguidores del depuesto mandatario Manuel Zelaya no programaron manifestaciones al cumplirse seis meses del golpe de Estado del 28 de junio.Pero el derrocamiento de Zelaya, quien está refugiado desde septiembre en la embajada brasileña en Tegucigalpa, ha dejado secuelas en toda Centroamérica, mientras los hondureños --partidarios y críticos del régimen de facto-- han visto aumentar sus problemas económicos y los niveles de inseguridad.El régimen de facto de Roberto Micheletti se encuentra aislado a nivel internacional, con el país polarizado, aunque confía en que una vez que asuma el presidente electo Porfirio Lobo el 27 de enero (día en que culminaba el mandato de Zelaya), se restablezcan los lazos con el mundo y retorne la ayuda a Honduras, uno de los países más pobres del continente."Ha habido pérdidas incalculables en el plano económico, político y social. Ha habido un retroceso de 40 años con respecto al nivel de desarrollo que Honduras tenía el 28 de junio", declaró este lunes el coordinador del Frente de Resistencia contra el Golpe, Juan Barahona."Ha habido muchos despidos en las empresas por la crisis, que han agravado la situación económica a los sectores sociales más pobres. Es la gente más pobre la que ha sufrido", dijo Barahona a la AFP.Los efectos del golpe han alcanzado a los países vecinos, afectando el comercio y paralizando el proceso de integración regional, lo que llevó a suspender la cumbre centroamericana que debía efectuarse este mes en Costa Rica. También están paralizadas las negociaciones del bloque centroamericano con la Unión Europea (UE), por lo que la firma de un Acuerdo de Asociación, prevista para comienzos de 2010, tendrá que seguir esperando.El presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, que condenó el golpe y sirvió como mediador en la crisis hondureña (proponiendo la restitución de Zelaya), ahora busca que la comunidad internacional reconozca como presidente electo a Lobo, un derechista que apoyó el golpe, afirmando que eso evitará más sufrimientos a los hondureños.Las elecciones hondureñas del 29 de noviembre, en las que votó apenas el 49% de los electores (Zelaya llamó a no sufragar), han sido reconocidas hasta ahora por Costa Rica, Panamá, Perú y Estados Unidos, pero San José espera que los demás países también den este paso."Ya Estados Unidos reconoció a ese gobierno, ahora sigue la UE y los países que faltan de Centroamérica, si eso es así terminamos de negociar (el Acuerdo con la UE). Zelaya es historia", dijo el ministro costarricense de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, en declaraciones que publica este lunes el diario La Nación, de San José.Pero los otros países centroamericanos (Nicaragua, Guatemala y El Salvador) son más cautelosos y no han dado pasos hasta ahora para reconocer a Lobo.Por rutas de Honduras circula parte considerable del comercio exterior centroamericano, por lo que los bloqueos de caminos (por parte de los militares o los 'zelayistas') y los toques de queda luego del golpe han causado pérdidas millonarias, aunque no han sido cuantificadas.

Más noticias

0 Comentarios