Raúl Castro reajusta economía para un 2010 difícil ante crisis de liquidez

Cuba registró un crecimiento económico de 1,4% en 2009, muy por debajo del 6% previsto, y enfrenta una crisis de liquidez que augura una difícil situación en 2010, según el balance rendido por el gobierno de Raúl Castro este domingo ante el Parlamento.

Cuba registró un crecimiento económico de 1,4% en 2009, muy por debajo del 6% previsto, y enfrenta una crisis de liquidez que augura una difícil situación en 2010, según el balance rendido por el gobierno de Raúl Castro este domingo ante el Parlamento.Raúl Castro, de 78 años, define con los diputados en la segunda sesión anual de la Asamblea Nacional del Poder Popular (legislativo) una estrategia con la meta de un crecimiento de 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2010, "discreto" según el ministro de Economía, Marino Murillo.En 2009 las inversiones decrecieron 16%, las exportaciones de bienes y servicios un 22,9% y las importaciones 37,4%, en tanto crecieron la agricultura un 4,5%, el transporte 4,6%, los servicios 4% y la industria 2%, precisó.Según Murillo, impactó la caída del precio internacional del níquel -principal producto de exportación-, pues se vendió a 10.000 dólares la tonelada en vez de los 12.000 que se esperaba, y la reducción del ingreso por turismo (2.300 millones en 2008).Ante el plenario, Murillo reconoció "una marcada desaceleración" en el flujo de ingresos de divisas en 2009, lo que llevó a incumplir pagos de deudas a proveedores y a dificultades para acceder a fuentes de financiamiento."Los compromisos financieros existentes determinan que la situación será (en 2010) muy tensa por lo que se han iniciado negociaciones para la reprogramación de la deuda con algunos países y proveedores a los efectos de garantizar los pagos en condiciones más favorables", expresó.Ante "el problema más inmediato", la falta de divisas, Murillo anunció que se dará prioridad de financiamiento a sectores que generan ingresos externos como las exportaciones de níquel, turismo, biotecnología, telecomunicaciones, ron y tabaco."El factor incertidumbre continúa presente, en especial la obtención de financiamiento externo", y de no lograrse habrá que revisar la meta de 2010, advirtió el ministro.Murillo señaló la necesidad de no incurrir en gastos superiores a los ingresos, limitar las nuevas inversiones a sectores que generan divisas en el corto plazo y sustituyan importaciones, y reducir el gasto en el área social "pues la economía no soporta sus cuantiosos costos".Ante la crisis, el gobierno aplicó en 2009 recortes en el presupuesto, reducción drástica del consumo de energía y merma de los alimentos de la canasta básica subsidiada, en una población de 11,2 millones, con salud y educación gratis, y ciertos servicios subsidiados.Pese a que el gobierno tomó medidas para impulsar el rendimiento laboral, la productividad decreció 1,1%. Persiste la burocracia, el desestímulo porque el salario medio es de 18 dólares al mes y el arrastre del paternalismo estatal.El "modesto" crecimiento de 2009 -el más bajo desde 2002- se debió al impacto de la crisis internacional, las pérdidas por 10.000 millones de dólares que dejaron los ciclones de 2008 y al embargo de Estados Unidos, argumentó Murillo.Al prever condiciones internas y externas difíciles también para 2010, el ministro resaltó la necesidad de trabajar con "intensidad", "disciplina" y "eficiencia".El ministro de Agricultura, Ulises Rosales, destacó la prioridad de garantizar la alimentación, por lo que continuará la entrega de tierras ociosas. Del total disponible ha sido otorgado el 50%, unas 900.000 hectáreas a 100.000 productores.Como parte de los reajustes, el Parlamento eligió al histórico comandante Ramiro Valdés y la contralora Gladys Bejerano como vicepresidentes, para reemplazar al recién fallecido comandante Juan Almeida y a Carlos Lage, depuesto en marzo con el canciller Felipe Pérez Roque, acusados de deslealtad y ambiciones de poder.En la sesión permaneció vacía la silla del ex presidente Fidel Castro, de 83 años, quien delegó el mando a Raúl al enfermar en julio de 2006, aunque sigue como primer secretario del Partido Comunista y su hermano el segundo.

Más noticias

0 Comentarios