¿Rabia de Esteroide?

Considero la Era de Esteroides en el contexto más amplio de un deporte donde hacer trampa ha sido siempre una parte del juego.

¿Estoy decepcionado de David Ortiz? No.

En primer lugar, no sé lo que hizo, por qué lo hizo, cuándo lo hizo o qué  efecto tuvo en su rendimiento.

En segundo lugar, no me importa.

Por favor, no me malinterpreten. Estoy en contra del uso de esteroides por cualquier atleta profesional. Creo que las políticas actuales de la MLB son ligeramente menos draconianas de lo que deberían ser, pero en general creo que esas políticas son correctas.

No considero, sin embargo, que la Era de Esteroides es la peor vergüenza que ha tenido el deporte. Tampoco creo que los jugadores que hicieron trampa (y yo reconozco que estos jugadores son tramposos) son lo peor que hay.

En cambio, considero la Era de Esteroides en el contexto más amplio de un deporte donde hacer trampa ha sido siempre una parte del juego. Después de haber sido consagrado en el Salón de la Fama, Rollie Fingers promovió una película en la que mostraba cómo se podía alterar una bola del béisbol para hacer trampa. Legiones de escritores de béisbol de antaño han escrito sobre el uso desenfrenado de drogas (en particular las anfetaminas) durante los años 50 y 60.

Nada de esto es aceptable, pero siempre ha sido parte del juego, y al amar el juego hay que aceptar estas cosas como parte de él  Quiero que estas cosas se eliminen en el futuro, pero no estoy dispuesto a empezar una cacería de brujas de los culpables ni estoy dispuesto a empezar a poner asteriscos a cada récord de los últimos 15 años.

Los atletas profesionales pasan por un brutal proceso de eliminación selectiva que produce un grupo de personas que van a hacer prácticamente cualquier cosa para obtener la más pequeña ventaja, ya que la más diminuta de las ventajas puede ser la diferencia entre ser del primer equipo o no, o ser eliminado de la Clase A o no, o ser añadido a la lista de las Grandes Ligas o no. En consecuencia, los que realmente llegan a los más altos niveles del juego han tenido que sobrevivir cientos (si no miles) de evaluaciones realizadas por críticos increíblemente duros y toscos.

No es casualidad que las personas que sobreviven este proceso están dispuestos a hacer cualquier cosa (incluso romper las reglas) para obtener una ventaja. Todo el sistema está configurado para garantizar que sólo las personas que están dispuestas a hacerlo (y los individuos increíblemente únicos que nacen con un don innato) sobreviven.

Así que, sí, al parecer, tal vez, creo, de acuerdo a los informes de personas que violaron la ley al difundir este "vital" informe que Big Papi estaba utilizando sustancias que han sido prohibidas por las Grandes Ligas de béisbol.

¿Significa eso que tengo menos respeto por lo que David Ortiz ha logrado durante los cuatro o cinco años en que era el bateador más temido en la Liga Americana? No. Por supuesto que no.

¿Quiero que las Grandes Ligas de béisbol castiguen a TODO el que viole la nueva política? Absolutamente.

¿Quiero que los castigos sean severos? Oh, sí. Muy severos. 50 juegos de suspensión para una primera violación sería bueno, 162 juegos sería mejor.

¿Quiero que se haga una investigación de delitos pasados, revelaciones de einvestigaciones y revelaciones? No. No me importa.

Lo que hizo Big Papi está mal (si es que realmente hizo lo que supuestamente hizo). Tolo lo que esas personas hicieron está mal. Sin embargo, aunque existen leyes en contra de sus acciones, no había una política de las Grandes Ligas contra esas acciones. Y en ese tipo de entorno, no puedo pretender ser más papista que el Papa en esta situación.

Quería que mi equipo gane. Y si hubiera sabido que uno de los jugadores de mi equipo rompió la ley para mejorar su rendimiento (y por lo tanto incrementar las posibilidades de que mi equipo gane) yo no hubiera dicho nada al menos que la violación fuera tan grave que no lo pudiera tolerar.

¿Usar drogas que mejoran el rendimiento? No, eso no cruza el límite al que me refiero.

Es un error.

Fue un error que ocurría en todos los clubes.

Pero la razón por la que es un problema no tiene nada que ver con los jugadores que violan está política. La verdadera razón que es tan horrible es sobre todo por las personas, especialmente los niños, que no se convierten en estrellas, sino que se ven obligados a usar drogas que harán un daño irreparable a sus vidas por tratar de lograr el sueño de convertirse en atletas profesionales.

Me gustan los deportes, en especial el béisbol, pero no estoy dispuesto a aceptar una situación en la que los niños se sienten obligados a usar drogas que pueden arruinar sus vidas.

Eso cruza el límite.

Por eso quiero que el uso de esteroides o cualquier otro droga que afecta el rendimiento sea prohibida con penas muy duras para los responsables de violar las reglas. Pero como un fanático de béisbol, no quiero discutir si Big Papi (o Manny Ramírez o Alex Rodriguez o Mark McGwire) utilizaron esteroides.

No importa. Queda en el pasado. Veamos hacia el futuro... a  la Serie Mundial, cuando un Ryan Howard libre de drogas, anote un jonrón de un Jonathan Papelbon libre de drogas en el Juego 4 para ganar la Serie para los Phillies.

Más noticias

0 Comentarios