Protegida libertad de expresión de sitio Facebook de estudiante

Referente a libertad de expresión por Facebook, la American Civil Liberties Union de Florida ganó la fase inicial de un pleito iniciado por una ex alumna de High School.

Durante un caso sonado referente a libertad de expresión por Facebook y otros portales, la American Civil Liberties Union (ACLU) de Florida ganó  la fase inicial de un pleito iniciado por una ex alumna de High School, Kate Evans contra su en aquel entonces Director en Pembroke Pines Charter High School.

Durante el fallo emitido el viernes 12 de febrero por la tarde, el Juez Barry L. Garber, quien escuchó a ambas partes, negó al director Peter Bayer derecho a réplica a la queja de la Srita. Evans, y replicó a las invocaciones de Bayer sobre inmunidad calificada respecto al juicio por daños y perjuicios.

“Esta es una importante victoria lo mismo para la joven Evans que para la libertad de expresión por la internet, porque se apoya el principio de que el derecho a la libertad de expresión en los EEUU no depende de la tecnología utilizada para expresar opiniones e ideas,”  observó la Directora Legal Asociada de ACLU de Florida, María Kayanan.

En los últimos semestres de High School en Pembroke Pines Charter School, Evans creó una página en Facebook llamada “La Sra. Sarah Phelps es la peor maestra que he tenido” desde la computadora de su casa, invitando al alumnado a compartir sus opiniones al respecto. Tras diversas opiniones de alumnos a favor de tal maestra, y hasta reprobatorias de Evans, ella tuvo que cancelar su página.

El director y la profesora tuvieron conocimiento de dicha página después de que se suprimiera, la cual jamás vieron. No obstante Evans resultó suspendida por 3 días y se le negaron las clases de Advanced Placement como sanciones por la página en cuestión. Evans inició pleito legal contra Bayer por medida cautelar, para limpiar su expediente  y por daños nominales. El director desestimó la situación.

La corte reconoció que la página Facebook, extraescolarmente instalada,  como foro de opiniones acerca de una maestra, “se clasifica como libertad de expresión a protegerse”. Se trataba de una opinión que no se divulgó en el campus, ni causó revuelo en el mismo, tampoco fue vulgar, amenazador ni hacía apología de la violencia”.

“La llamarada se esparció, y al director solo le quedaba la oportunidad de castigar”, determinó el juez Garber.

La Corte permitió a Evans el derecho a rectificar su queja para demandar que las partes que estaban a cargo de los archivos escolares reconsideren dicha suspensión.

Según Matthew D. Bávaro, el abogado del ACLU que representa a Evans, “nos place saber que la corte reconociera que la opinión de una estudiante acerca de su maestra, expresada por internet en forma no agresiva, fuera del recinto escolar, es libertad de expresión a protegerse. Si cada escuela empezara a suspender a todos y cada uno de los alumnos que muestran tal desacuerdo con sus profesores, se vaciarían las escuelas”.

Bávaro agregó: “El derecho a la libertad de expresión es uno de los valores medulares de esta gran nación. Los planteles se reservan el derecho a aplicar sanciones, en caso de que el alumnado interfiera con la enseñanza,  por lo demás, en nombre de la carta magna, y la primera enmienda en particular, no se puede permitir que tales medidas disciplinarias lleguen tan lejos como acaba de verse”.

La defensa de Evans está  a cargo de Mattew M. Bávaro, Cooperating Counsel de la ACLU de Florida; Randall Marshall, director legal de ACLU de Florida; y de María Kayanan, Directora Legal Asociada de ACLU de Florida.

Más noticias

0 Comentarios