¿Donde Están Los Profetas Del Siglo XXI?

El panorama mundial nos muestra cada vez más una sociedad desbocada, sin valores, sin verdaderos líderes mundiales, una economía debilitada, una continuación de guerras y conflictos bélicos, en conclusión, un mundo a la derriba y sin rumbo ni Dios.

El panorama mundial nos muestra cada vez más una sociedad desbocada, sin valores, sin verdaderos líderes mundiales, una economía debilitada, una continuación de guerras y conflictos bélicos, en conclusión, un mundo a la derriba y sin rumbo ni Dios. Necesitamos urgentemente identificar nuevos profetas, crear un nuevo liderazgo que guíe a la humanidad a un norte con futuro, se acabaron los teólogos de la edad moderna. Hoy nadie piensa, ni crea, sino que copia y falsifica.

En las Sagradas Escrituras se nos dice: “vuestras hijas e hijos profetizarán” y un romántico soñador de nuestro tiempo, Ricardo Cantalapiedra, se pregunta y canta: “¿Dónde están los profetas, que en otro tiempo nos dieron las esperanzas y fuerzas para andar?”. El camino recorrido hasta aquí constituye ya un itinerario de profecía, bajo la luz del Espíritu, sin profecía se oscurece la utopía de la mujer y el hombre nuevo del Pueblo de Dios. En el amanecer de una nueva era, el pueblo tiene que saber ubicarse en los espacios del nuevo ser humano con pie en la era que termina, en la cultura agonizante, profundamente sacudida:


    * Por las acciones terroristas, que congelan la sangre
    * Por gobiernos que solo buscan intereses parciales de clase y de partido
    * Por instituciones corruptas, ineficaces
    * Por multinacionales insaciables
    * Por una competitividad agresiva y violenta
    * Por la indiferencia al apoyar y luchar por los inmigrantes y una reforma migratoria justa
    * Por sistemas religiosos estancados, que no adivinan por donde trabaja el Espíritu en este mundo secularizado o empobrecido
    * Por el consumismo, que nos deja vacíos e insatisfechos
    * Por cadenas de comunicación manipuladoras
    * Por la hipocresía del sistema, que cada vez deja más empobrecidos y con otro pie caminando hacia el futuro:

Portador de esperanzas...“conspirador” en el pueblo en las bases. Soñador, si quiere educar dime lo que esperas y te diré lo que eres…

Y con preocupación me pregunto: ¿asesinó o secuestró los profetas?

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo

Más noticias

0 Comentarios