Primera boda gay "ilusiona a miles de parejas argentinas", dice contrayente

La primera boda civil de América latina entre personas del mismo sexo que se celebrará el martes en Buenos Aires "ilusiona a miles de parejas argentinas", dijo este lunes a la AFP Alejandro Freyre, uno de los contrayentes.

La primera boda civil de América latina entre personas del mismo sexo que se celebrará el martes en Buenos Aires "ilusiona a miles de parejas argentinas", dijo este lunes a la AFP Alejandro Freyre, uno de los contrayentes.Nuestra boda "es la ilusión de miles de parejas argentinas" que no tienen este derecho, señaló Freyre, de 39 años, quien el martes contraerá enlace con José María Di Bello, de 41 años, en medio de una gran expectativa mediática local e internacional.Pero Freyre, un activo militante del movimiento gay, advirtió que se "corre el riesgo" de que su inminente matrimonio, sorpresivamente autorizado por una jueza porteña este mes, se considere como el único modelo de convivencia y proyecto familiar entre personas del mismo sexo."Están construyendo dos héroes, pero es al revés, somos más antihéroes, como el Chapulín Colorado, antes que Superman", indicó Freyre vía telefónica mientras recorría comercios junto a su pareja para comprar la ropa que utilizará en la boda.Los novios buscaban en ese momento "un jean y una camisa, porque no tenemos un mango" (peso), dijo Freyre.Confesó que a 24 horas de la boda que se realizará en la misma oficina del Registro Civil que meses antes les negó el permiso, sienten "mucha ansiedad y nerviosismo"."Supongo que es como cualquiera que se casa, pero en Argentina no hay antecedentes de bodas gay, entonces el nerviosismo se multiplica", dijo Freyre, quien se mostró sorprendido por el interés mediático que ha causado la boda.Más de un centenar de medios de prensa se han acreditado para la ceremonia hasta este lunes, incluidos enviados de Inglaterra, Holanda, Estados Unidos, Canadá, España, Colombia y Perú, dijo a la AFP una fuente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT), aunque aclaró que "serán muchos más".El caso de Freyre y Di Bello renovó la ofensiva del movimiento para que el Congreso argentino apruebe este año una modificación al Código Civil de modo que se establezca ese derecho a nivel general, cambiando la fórmula "hombre y mujer" por la palabra "contrayentes".Mientras tanto, se ha multiplicado el interés de las parejas del mismo sexo en obtener el reconocimiento judicial a través de la preparación de cientos de amparos, similar al que presentaron Freyre y Di Bello.María Rachid, titular de LGBT, dijo que también se intenta que Argentina reconozca los matrimonios entre personas del mismo sexo que se celebraron en países que admiten estas uniones, como Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica y Noruega.La boda del martes consolida a Buenos Aires como la capital gay de América Latina, tras haber sido la primera en consagrar la unión civil --luego extendida a ocho provincias-- y más recientemente el derecho obtenido por una pareja lesbiana a que una prestadora de salud les cubra un tratamiento de fertilización.

Más noticias

0 Comentarios