Primer ministro belga, favorito a presidir la UE

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, se ha convertido en el hombre más solicitado para presidir la Unión Europea (UE), despertando un consenso inusual entre los Estados miembros, que ensalzan de este político discreto su capacidad de construir compromisos.

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, se ha convertido en el hombre más solicitado para presidir la Unión Europea (UE), despertando un consenso inusual entre los Estados miembros, que ensalzan de este político discreto su capacidad de construir compromisos."Hay un consenso sobre su nombre, algo raro entre los 27. Nadie más tiene unanimidad", afirmó el lunes a la AFP una fuente diplomática."Nadie se opone y muchos le piden que acepte" ser el primer presidente estable de la UE, un cargo que previsiblemente será creado en los próximos meses, señaló una segunda fuente."Sin comentarios", respondió no obstante Dirk De Backer, portavoz del primer ministro belga, interrogado al respecto.Pero Van Rompuy, que cumplió 62 años el sábado, fue objeto de peticiones muy claras durante la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE celebrada la semana pasada en Bruselas, explicaron las fuentes diplomáticas.La prensa belga barajaba el lunes esta hipótesis: Van Rompuy "no es candidato pero es favorito", escribió el diario flamenco De Standaard."íHerman Van Rompuy presidente!", tituló el diario popular francófono La Dernière Heure, subrayando que sus dos homólogos del Benelux -el luxemburgués y candidato a la presidencia de la UE, Jean-Claude Juncker, y el holandés Jan Peter Balkenende, cuyo interés sólo se rumorea- no suscitan unanimidad entre los 27.A Juncker, presidente del Eurogrupo, que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro, países como Francia le echan en cara la pasividad con la que reaccionó a la crisis económica a mediados de 2008.Balkenende arrastra el 'hándicap' de que su país dijera 'no' al proyecto de Constitución Europea en un referéndum en 2005 y su veto a los acuerdos de la UE con Serbia o Siria.La candidatura hasta hace pocos días más creíble quedó prácticamente descartada durante la cumbre de la UE: el ex primer ministro británico Tony Blair se vio reprochar desde su apoyo a la guerra de Irak en 2003 al hecho de que Gran Bretaña no integre ni la Eurozona ni el espacio Schengen de libre circulación.Sobre el flamenco Van Rompuy, en cambio, no se escucha por ahora ni un pero.Según una fuente diplomática, el democristiano todavía no ha tomado una decisión, consciente de que su partida del gobierno podría romper el frágil equilibrio que permite mantener la unidad del reino, en el que flamencos y francófonos viven cada día más distanciados.El jefe de gobierno, conocido por esconder sus cartas detrás de una timidez aparente, está considerado en su país como un as del compromiso.El cargo de presidente estable de la UE, por un mandato de dos años y medio renovable, está llamado a dar un rostro y continuidad al liderazgo comunitario, poniendo fin al sistema de presidencia rotativa que asumen los jefes de Estado y de gobierno durante periodos de seis meses.Su creación está contemplada en el Tratado de Lisboa, destinado a fortalecer el papel de la UE en el mundo y mejorar su eficacia interna.La entrada en vigor del texto está prevista antes de fines de año, una vez el presidente checo, Vaclav Klaus, lo firme, completando el proceso de ratificación en cada uno de los 27 Estados miembros.Una cumbre extraordinaria será organizada a mediados de noviembre para designar al nuevo líder europeo, junto a un 'super ministro' de Relaciones Exteriores, otra novedad del Tratado.En el sitio web irlandés PaddyPower, se augura a un belga al frente de la UE: las apuestas a favor de Van Rompuy se dispararon el lunes en pocas horas de 16 contra 1 a 3 contra 1.

Más noticias

0 Comentarios