¡Presidente Hugo Chávez sea un constructor de Paz!

Desafortunadamente vemos en Venezuela un pueblo que ha retrocedido por la tiranía de un gobierno desbocado por ideales socialistas que no se ajustan a las necesidades de la gente.

Los últimos acontecimientos en nuestra querida hermana republica de Venezuela preocupen al mundo de hoy. Desafortunadamente vemos en Venezuela un pueblo que ha retrocedido por la tiranía de un gobierno desbocado por ideales socialistas que no se ajustan a las necesidades de la gente. Hay manipulación de masas adormitadas por discursos infinitos que tienen descontrolada y dividida a una nación. Tristemente ya se palpan las consecuencias negativas de un mal liderazgo que censura a los medio de comunicación, violación a los derechos humanos, racionamientos drásticos de la energía, irrespeto a la propiedad privada, crimen y violencia y para militarismo.

El llamado socialismo Bolivariano es aparentemente un maquillaje social para los más pobres que con este sistema son cada vez más pobres. Los valores se han distorsionado y se nota una sociedad sin rumbo sin Dios y de gran descontento. Recordemos lo que nos dicen las sagradas escrituras: y dije a los nobles y a los oficiales y al resto del pueblo; la obra es grande y extensa, y nosotros estamos apartados en el muro, lejos unos de otros. En el lugar donde oigan el sonido de la trompeta, reúnanse allí con nosotros’ nuestro Dios peleara por nosotros, también dije, entonces, al pueblo: cada uno con su criado permanezca dentro de Jerusalén, y de noche sirvan de centinela y de día en la obra. (Nehemias 4, 19-23).

At raves de estas palabras de Nehemias, vemos que, para edificar el Reino de Dios, el universo de la política tiene una tarea que o es nada fácil. Pero la llamada fundamental que Dios les hace y por la que, llegado el momento, les pedirá cuentas, es a ser centinelas de la paz. Esta tarea es, como dice el texto:grande y extensa pero Dios es protector y dador de paz de aquellos que trabajan para él, desde los diferentes espacios de la sociedad.

Al igual que los Israelitas, que eran pocos, también los verdaderos creyentes en el mundo de la política son muy pocos, por lo que no pueden darse el lujo de gastar las energías en discusiones partidarias y luchas estériles , pues estas provienen del maligno. Que diferente seria todo en el mundo en general y en nuestra sociedad en particular, si, por medio de la generosidad y la justicia, la paz de Dios anidara en las mentes y en los corazones de nuestros gobernantes, cuanto bien harían a la humanidad…como podrían, en poco tiempo transformar el país y el mundo.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo .

Más noticias

0 Comentarios