Presidente de Brasil multiplica contactos en busca de acuerdo sobre clima

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, dedicó sus primos días en Copenhague a multiplicar los contactos con sus homólogos en busca de entendimientos que permitan alcanzar un acuerdo en la cumbre sobre el cambio climático.

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, dedicó sus primos días en Copenhague a multiplicar los contactos con sus homólogos en busca de entendimientos que permitan alcanzar un acuerdo en la cumbre sobre el cambio climático.Lula se reunió el jueves por la tarde en un hotel de la capital danesa con uno de sus principales aliados en el combate climático, el presidente francés Nicolas Sarkozy."El presidente Lula y yo acabamos de mantener un larga reunión de trabajo. Nuestro análisis de la situación de la conferencia, de las cuestiones en juego y de los riesgos que corre es estrictamente la misma", afirmó el presidente francés al término del encuentro.Ambos líderes debían participar después, junto a otros 116 jefes de Estado y de Gobierno, en una cena presidida por la reina Margarita de Dinamarca, en el palacio de Amalienborg."La cena es un acto oficial pero también la ocasión de una conversación y de un intercambio entre los jefes de Estado", explicó a los periodistas Luis Alberto Figueiredo, el negociador jefe de Brasil en Copenhague.Al término de su encuentro bilateral, Lula y Sarkozy anunciaron que se reunirán tras la cena con una decena de líderes de todas las regiones del mundo para elaborar una declaración política que pueda servir de base al nuevo acuerdo mundial que debe ver la luz al final de la cumbre de Copenhague, el viernes.Según la presidencia francesa, China, India, Sudáfrica y los países africanos debían enviar representantes a dicha reunión, en la que también tenían previsto participar los principales países industrializados, entre ellos Estados Unidos.Sin embargo, el presidente estadounidense, Barack Obama, no había llegado todavía a la capital danesa, donde el jueves era representado por su secretaria de Estado, Hillary Clinton.Como parte de sus esfuerzos para desbloquear las negociaciones, Lula había hablado por teléfono con Obama el miércoles.Obama "recalcó el papel clave que Brasil está ejerciendo y explicó tanto los pasos que se han dado en Estados Unidos como su compromiso en un acuerdo en Copenhague que incluya reducción de emisiones (de gases contaminantes), financiación y un régimen transparente e internacionalmente verificable", según la Casa Blanca.El presidente estadounidense "hizo hincapié a Lula en la importancia de que ambos países continúen trabajando estrechamente para contribuir a alcanzar un acuerdo sólido que represente un progreso real en la formación de una acción global para luchar contra la amenaza del cambio climático", agregó.Lula se encontró asimismo el jueves por la mañana en la capital danesa con el primer ministro chino, Wen Jiabao. "Estuvieron hablando de cómo podían destrabar las negociaciones", según una fuente de la presidencia brasileña.La conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático reúne desde el 7 de diciembre en la capital danesa a los representantes de 193 países, en busca de un nuevo acuerdo de lucha contra el cambio climático que entre en vigor a partir de 2013. La reunión debe culminar el viernes con la presencia de cerca de 120 jefes de Estado y de Gobierno.Pero a un día del cierre, la negociación seguía sin registrar progresos significativos."Esta conferencia no es un juego en el que cada uno puede esconder sus cartas en la manga", afirmó Lula desde la tribuna de la reunión. "Si esperamos a que nuestros socios hagan sus apuestas, podemos descubrir que es demasiado tarde y todos seremos perdedores", advirtió.

Más noticias

0 Comentarios