Premian a latino que salvó de morir a un motociclista en NJ

Rick Fuentes destacó la acción heroica de un hombre Hispano que ayudó a salvar la vida de un motociclista que perdió ambas piernas en un accidente automovilístico ocurrido en una carretera en el Condado de Hunterdon.

El Superintendente de la Policía Estatal de New Jersey Coronel Rick Fuentes, destacó la acción heroica de un hombre Hispano que ayudó a salvar la vida de un motociclista que perdió ambas piernas en un accidente automovilístico ocurrido en una carretera en el Condado de Hunterdon en el mes de mayo del año 2009.

Jorge Rivero, junto a su esposa y sus 3 hijos, recibió el reconocimiento que le fue entregado por el Coronel Fuentes.

Rivero, de 45 años, residente en la sección de Asbury en Franklin Township, se sintió complacido al ser seleccionado por la policía Estatal para recibir el premio a su heroísmo, el cual le fue entregado durante un acto oficial realizado en la sede principal de la Policía Estatal de New Jersey en West Trenton.

“La acción heroica de Jorge Rivero durante este  incidente en que salvó la vida a una persona nos llena de orgullo y por consiguiente es una  distinción para sí mismo y su familia”, resaltó  el Coronel Fuentes quien estuvo acompañado por el Teniente Coronel Juan Mattos, Vice Superintendente de Operaciones y el Comandante Regional de la Tropa “B” Capitán Ray Lasso, así como otros altos oficiales de la policía Estatal del Estado Jardín.

“Estoy muy orgulloso de recibir esta distinción”, dijo Rivero tras recibir el reconocimiento de manos del Coronel Fuentes. “No hay otra recompensa más grande para mí que el joven Gabriel A. Goreham, esté con vida”, subrayó Rivero.

El incidente ocurrió el 11 de mayo de 2009 en la Ruta 31, cuando Rivero manejaba su vehículo y vio a un joven motociclista herido después de perder el control, al chocar con un camión pesado. Goreham, quien entonces tenía 19 años fue lanzado a 50 pies antes que el chofer del camión pudiera detenerse.

Rivero, rápidamente ayudó a la víctima, quien sangraba profundamente al presentar serias heridas en ambas piernas. Luego de pedir ayuda al 911, Rivero usó una correa de su cinturón y le aplicó un torniquete en una de la  piernas de la victima para evitar que siga sangrando lo cual le podia costar la vida.

Rivero, de origen cubano, había servido como bombero voluntario en Caracas, Venezuela entre 1980 y 1983 donde recibió adiestramiento en primeros auxilios.

“Yo no estaría con vida si no es por Jorge Rivero”. Estoy tan contento de tener una segunda oportunidad en la vida. Todos los días desde mi accidente, me despierto y me siento feliz de estar vivo. Nunca más pude haberlo experimentarlo  si Jorge no habría tomado las medidas que hizo para salvar mi vida”, declaró Goreham en una comunicación escrita que fue leída durante la ceremonia.

Los agentes John Phelan, y las enfermeras del Morristown Memorial Hospital dijeron que debido a la severidad de las heridas y la distancia para transportarlo al centro hospitalario, la aplicación del torniquete por Rivero pudo salvarle la vida al joven Goreham.

El tiempo que Goreham estuvo hospitalizado, fue visitado varias veces por la familia de Rivero. “Para mí, Jorge es mi amigo y lo quiero mucho lo mismo a su familia”, escribió Goreham quien actualmente vive en California. 

Más noticias

0 Comentarios