Portugal se encamina a legalizar el matrimonio homosexual

Portugal, país con una fuerte tradición católica, se dispone a legalizar, en una relativa indiferencia, una ley que autoriza el matrimonio homosexual y que podría ser aprobada a partir del viernes en primera lectura en el Parlamento.

Portugal, país con una fuerte tradición católica, se dispone a legalizar, en una relativa indiferencia, una ley que autoriza el matrimonio homosexual y que podría ser aprobada a partir del viernes en primera lectura en el Parlamento.A pocos meses de una visita del papa Benedicto XVI, prevista en mayo, el proyecto del gobierno socialista, que excluye sin embargo la adopción por los "cónyuges casados del mismo sexo", debería obtener los votos del conjunto de los partidos de izquierda, mayoritarios en la Asamblea.Contrariamente a España, donde la legalización del matrimonio homosexual en 2005 había provocado una importante protesta, haciendo salir a las calles a cientos de miles de personas, en Portugal el texto sólo provocó una oposición discreta de los medios católicos y la derecha evitó cuidadosamente todo juicio moral sobre la cuestión.Por su lado, la jerarquía católica portuguesa recordó regularmente la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia, pero rechazó movilizar sus fieles en torno a un tema que, según el cardenal patriarca de Lisboa, José Policarpo, es "responsabilidad del parlamento"."Creo que en Portugal la gente aprendió algo fundamental con la democracia: el respeto de los derechos individuales", declaró a la AFP Miguel Vale de Almeida, antropólogo y primer diputado homosexual reconocido, elegido en septiembre pasado. Coordinador del tema en el Partido Socialista, Vale de Almeida estima que "existe hoy una mayoría política en favor del matrimonio homosexual" y juzga "demasiado simplista vincular catolicismo y conservantismo".Según un sondeo realizado en noviembre por el instituto Eurosondagem para varios medios portugueses, si bien una importante mayoría de portugueses (68,4%) sigue oponiéndose a la adopción por parejas del mismo sexo, la cuestión del matrimonio homosexual aparece mucho más compartida (49,5% contra, 45,5% a favor).El martes, una "plataforma ciudadana" entregó a la Asamblea una petición apoyada por más de 90.000 firmas para exigir un referéndum. En conformidad con la Constitución, esta demanda debería ser sometida el viernes al parlamento, pero debería ser rechazada por la izquierda.Con la experiencia del precedente que significó el tema del aborto y que había necesitado dos referéndum antes de ser finalmente despenalizado en 2007, el gobierno socialista excluyó esta vez toda consulta popular considerando tener "toda legitimidad" para hacer votar por el parlamento una medida inscrita en su programa electoral.Además del proyecto de ley gubernamental, los diputados también deberán votar el viernes en relación a tres proposiciones de iniciativa parlamentaria relativas a las uniones homosexuales, de las cuales dos, presentados por el Bloque de la izquierda (extrema izquierda) y los Verdes, que consagran el derecho de las parejas homosexuales a la adopción.De parte de la derecha, el Partido social-demócrata (PSD), que defiende la vocación "familiar" del matrimonio, propondrá la cración de una "unión civil registrada" que amplía los derechos de las "partes" homosexuales sobre todo en materia de sucesión y de protección social.Sólo el texto socialista parece en condiciones de obtener una mayoría de los votos. Luego deberá ser objeto de un nuevo examen detallado en comisión antes de su voto definitivo, en fecha indeterminada.Según varios medios portugueses, el gobierno socialista como la jerarquía católica desean que la cuestión quede "solucionada" antes de la visita del Papa, prevista entre el 11 y el 14 de mayo próximos.

Más noticias

0 Comentarios