Porfirio Lobo se declara ganador en Honduras

Porfirio Lobo se declara ganador de las elecciones en Honduras, y Zelaya tilda el proceso de ser "una mentira".

El derechista Porfirio Lobo se declaró ganador el domingo en Honduras y prometió un gobierno de unidad nacional, en unos comicios considerados "una mentira" por el depuesto Manuel Zelaya y solo reconocidos por parte de la comunidad internacional.

"Hoy Honduras ha decidido su propio futuro para terminar de una vez por todas con la crisis que tanto nos ha afectado y que tanto daño ha hecho a los más necesitados", dijo Lobo, del Partido Nacional (PN, derecha), en un hotel de la capital ante decenas de seguidores.

Lobo ofreció una "mano abierta franca y sincera para formar un gobierno de unidad nacional, de reconciliación". "No es tiempo ya de más divisiones, es hora de sumar y multiplicar, dejemos atrás las diferencias, vamos adelante todos juntos por Honduras", dijo.

Según datos parciales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), en su segundo intento por llegar a la presidencia Lobo obtenía 55,9% de los votos escrutados, frente a 38,6% de su rival, Elvin Santos, del Partido Liberal (PL, derecha), que reconoció su derrota.

Lobo debería asumir el 27 de enero, con el desafío de sanar la fractura de la sociedad hondureña --dividida desde el golpe de Estado que depuso a Zelaya hace cinco meses-- y reinsertar a Honduras en la comunidad internacional, en parte reacia a reconocer los comicios.

El TSE dijo que la participación fue de 61,3% (casi 10 puntos más que en 2005). Así, el gran perdedor de estos comicios ha sido Zelaya, quien había pedido a los hondureños que no acudieran a votar para no legitimar el golpe de Estado.

Zelaya denunció que el régimen de facto "infló" los resultados de la elección para "convertirla en una mentira para los hondureños", en declaraciones desde la embajada de Brasil donde se refugia desde hace dos meses.

Para el analista Efraín Diaz Arrivillaga "el contexto no es el más adecuado, pero la decisión de los hondureños debe ser respetada", según dijo a la AFP.

"Nos permite abrir las puertas, el inicio de un nuevo proceso que puede ir con un nuevo gobierno", agregó.

Según Lobo, las adhesiones están empezando a llegar. Estados Unidos, Alemania, Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Japón, Italia, Suiza, Indonesia, Emiratos Arabes Unidos y Francia han "expresado que van a aceptar nuestro proceso", dijo.

En cambio, Argentina, Brasil, Venezuela, Nicaragua, Guatemala y Uruguay han dicho que no reconocerán los comicios realizados bajo el gobierno de facto de Roberto Micheletti.

La Unión Europea (UE) no se ha pronunciado aún sobre estas elecciones.

Desde Washington, el gobierno estadounidense se precipitó a reconocer como "un paso adelante necesario e importante" los comicios para resolver la crisis política, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, tildó de "farsa electoral" los comicios hondureños, al igual que lo ha hecho la 'Resistencia contra el Golpe', un conglomerado de medio centenar de sindicatos y movimientos sociales y estudiantiles fieles a Zelaya.

La jornada fue tranquila, aunque hubo incidentes cuando la policía reprimió una manifestación de unos 500 miembros de la Resistencia contra el Golpe, en San Pedro Sula (norte), en la que hubo algunos heridos, entre ellos un camarógrafo de la prensa internacional.

Según el Centro la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), 48 opositores al golpe de Estado fueron detenidos en San Pedro Sula (norte), aunque fueron liberados horas después.

Unos 30.000 soldados, policías y reservistas garantizaron la seguridad de estos comicios en que los hondureños también eligieron tres vicepresidentes, 128 diputados y los representantes de 298 gobiernos locales.

Más noticias

0 Comentarios