Polémica por un 'regalo' de 200.000 dólares de Senegal a español de FMI

El presidente senegalés, Abdulaye Wade, confirmó al Fondo Monetario Internacional (FMI) haber entregado unos 200.000 dólares al representante del organismo en Dakar, el español Alex Segura, como "regalo de despedida", una iniciativa calificada de "intento de corrupción" por la oposición.

El presidente senegalés, Abdulaye Wade, confirmó al Fondo Monetario Internacional (FMI) haber entregado unos 200.000 dólares al representante del organismo en Dakar, el español Alex Segura, como "regalo de despedida", una iniciativa calificada de "intento de corrupción" por la oposición."Wade confiesa", titulaban este martes dos diarios privados senegaleses, al publicar lo esencial de un comunicado difundido el lunes por la noche por el FMI.En ese texto, el organismo internacional anunció claramente por primera vez que "el presidente del Senegal confirmó al FMI haber organizado la entrega de un regalo en dinero" al representante del Fondo en Dakar.El texto precisa que el "importe era de 100.000 euros y de 50.000 dólares estadounidenses (33.000 euros)".El caso comenzó el 25 de septiembre cuando el representante del FMI en Senegal, el español Alex Segura, debía tomar un avión en Dakar con destino París, en el último día de su misión de tres años en el país africano.Segura fue invitado a cenar con Abdulaye Wade, que después de la comida le entregó su "regalo"."El presidente explicó que el dinero fue entregado en calidad de regalo tradicional de despedida a Segura en reconocimiento por su contribución a Senegal, y no estaba destinada en modo alguno a influir ni a Segura, que se marchaba definitivamente del país, ni al FMI", escribe la institució.El jefe de Estado "reconoció que la cuantía del regalo era un error", concluye en forma lapidaria el texto del FMI.De todos modos, el FMI tardó un mes en dar una versión detallada de los hechos.El primer ministro senegalés, Suleymán Ndené Ndiaye, ya había salido al cruce de la polémica con una curiosa interpretación el domingo en una entrevista a un diario: "No se trataba de corromper a nadie. Buscamos ayudar a alguien a comprar regalos para sus padres", dijo."100.000 euros no es nada. Con esta suma, ¿qué se puede comprar en Francia? No se puede comprar ni siquiera un departamento", agregó el jefe de gobierno de este país africano, donde una empleada doméstica cobra menos de 100 euros mensuales."Se corrompe a alguien cuando llega y uno espera acciones, pero francamente Segura, que se iba de Dakar, ya no podía servir a gran cosa", continuó Ndiaye.Pero el caso mancha al presidente Wade, quien a los 84 años es candidato a su propia sucesión en 2012."Es la primera vez que estalla un escándalo de este tipo en nuestro país", aseguró a AFP el diputado Mbaye Niang (oposición)."Si esto fuera un país democrático, un presidente que comete un acto calificado de corrupción debería ser llevado ante la justicia", agregó.En cuanto a Segura, el funcionario español no ha formulado declaraciones.Durante su misión en Senegal, Segura había criticado en varia ocasiones la gestión de los fondos públicos por parte del Estado.Si la prensa senegalesa habló de una posible "trampa", la ejemplaridad del funcionario quedó en discusión a pesar de que el FMI "devolvió" el dinero a Senegal.En un principio Segura aceptó la valija y partió con ella del país, aunque según el FMI hizo eso porque no encontraba ningún lugar donde dejar el dinero.

Más noticias

0 Comentarios