Planta de carbón captura emisiones de carbono

Las plantas eléctricas de carbón se verán sometidas a presiones legales y financieras para disminuir sus emisiones.

La firma francesa Alstom presentó la mayor instalación mundial de captura de carbono en una planta de carbón. Los patrocinadores de la nueva tecnología esperan que se convierta en un negocio millonario y mantenga viva a la industria del carbón.

El corazón de la industria del carbón de Estados Unidos es ahora el hogar de la 1era central generadora de electricidad con carbón que captura el carbono antes de que sea liberado en el medioambiente y lo almacena. A fines de octubre, la Mountaineer Plant en West Virginia comenzó a tomar un pequeño porcentaje del CO2 que emite, licuarlo y bombearlo a 2 acuíferos subterráneos a más de una milla de profundidad. La firma francesa Alstom espera comercializar la tecnología para 2015.

“Hemos decidido que si algún día queremos alcanzar los objetivos establecidos por el protocolo de Kyoto y probablemente Copenhague en el futuro cercano, es fundamental que desarrollemos una tecnología que capture el anhídrido carbónico”, dice Philippe Joubert, Presidente de ALSTOM POWER SYSTEMS.

El carbón suministra cerca de un cuarto de la energía que se consume en el mundo y convertirlo en electricidad es una de las mayores fuentes de gases de invernadero. Más de $3, 000 millones del dinero del estímulo del Presidente Obama están previstos para desarrollar la tecnología.

Alstom dice que el modelo funcionaría en un tercio de las plantas de carbón del mundo.

"La tecnología ya funciona. Así que el tema es más bien, la manera de hacerla rentable, de mejorar el rendimiento, de hacerlo cada vez más pequeño y más barato”, comenta Patrick Fargman, Director de los Sistemas de Captura de Carbón de ALSTON POWER.

La construcción de una versión que podría almacenar 20% de la producción de carbono de la planta eléctrica costaría $670 millones.

Elisa Young, vive frente al río de la planta, en Ohio. Está preocupada por los riesgos asociados a la nueva tecnología como terremotos y escapes.

“Todo lo que hagan para prolongar la dependencia de un recurso finito de combustibles fósiles pone a nuestra comunidad en más peligro y nos impide ser verdaderos líderes en soluciones de tecnología real”, argumenta Elisa Young.

Dice que producir electricidad con carbón ha tenido ya efectos devastadores en la salud humana y el medioambiente. Pero quienes apoyan la nueva tecnología argumentan que el carbón será indispensable por décadas y que esta tecnología representa una transición hasta que pueda hallarse un combustible alternativo capaz de suplantarlo.

Más noticias

0 Comentarios