Pippen entra al Salón de la Fama

Justo en este año donde la ética, la perseverancia, el esfuerzo y el amor a los colores de una franquicia que les da de comer con un sueldo sobre valuado se tiene por los suelos en la NBA, llega la inducción de Pippen como nuevo inmortal de la historia del deporte ráfaga.

El salón de los inmortales del basquetbol está de manteles largos como cada año, el 2009 fue muy especial al introducir al mejor jugador de todos los tiempos y este 2010 será también emotivo al darle la bienvenida a la mejor mancuerna de Jordan… a Scottie Pippen.Justo en este año donde la ética, la perseverancia, el esfuerzo y el amor a los colores de una franquicia que te da de comer con un sueldo sobre valuado se tiene por los suelos en la NBA, llega la inducción de Pippen como nuevo inmortal de la historia del deporte ráfaga.Scottie quién llegó a la NBA sin publicidad ni prestigio estratosférico como muchos de los actuales novatos y jugadores de la liga, tuvo un inicio peculiar ya que Chicago Bulls ni siquiera lo eligió en el draft, sino que fueron los extintos Seattle Supersonics quienes fueron por él.Los Bulls hicieron un rápido movimiento al analizar su trayectoria universitaria en Central Arkansas y lo pidieron como canje con los Sonics por el jugador que tomaron los Bulls….. Shawn Kemp.Seattle accedió de inmediato y les dio a Pippen a cambio del preparatoriano quién después se convirtió en el líder de su equipo.De ese Draft de 1987 a junio de 1999 bastó para que la franquicia de los Bulls se convirtiera en la más ganadora de la década de los 90’s y Pippen vivió la mejor época de la NBA al lado de Michael Jordan.Pippen fue para muchos expertos uno de los jugadores más completos de la liga, sino es que el más completo, encabezó el primer equipo defensivo de la NBA por varias temporadas, promedió arriba de 20 puntos y fue pieza clave para los logros de su equipo y de su más cercano y emblemático compañero.Scottie formó parte del Dream Team que ganó el oro olímpico en Barcelona 1992 y también en Atlanta 1996, fue el arma defensiva para los Bulls con la que neutralizaron al mejor hombre de cada equipo que enfrentaron.Como olvidar la primera final ante los Lakers en 1991, después de perder el primero de la serie Pippen fue encargado a defender a Magic Johnson y lo pulverizó para que Jordan hiciera el trabajo ofensivo, en 1992 los Bulls enfrentaron a los Blazers de Portland y Pippen se hizo cargo de la marca ante Clyde Drexler, en 1993 se sacó la “rifa del tigre” al tener que lidiar con Charles Barkley y los Soles de Phoenix pero el resultado fue el mismo ya que Pippen fue clave para el primer tricampeonato de los Toros.En el 94 y 95 Scottie tuvo la primera prueba de fuego ya que Jordan se fue y el peso del equipo cayó en sus hombros. Pippen lo hizo bien, condujo a los Bulls a los play off ganando 55 juegos y quedando en tercer lugar en la votación al jugador más valioso (MVP) y además ganó esa distinción en el juego de estrellas.En el 96, cosa irónica Chicago enfrentó a Seattle en las finales Pippen y Kemp se enfrentaban por el título y hacía 9 años los habían intercambiado en el draft. La historia ya la saben Chicago ganó en seis juegos la serie y Jordan celebró con lágrimas su cuarto anillo, el primero después de la muerte de su padre lo que lo orilló a retirarse y además lo ganó el día de padre….. Pippen como siempre, el hombre a un lado del mejor del mundo tomando con responsabilidad su papel de ser jugador secundario pero sumamente importante.Los últimos dos campeonatos ante Utah Scottie Pippen venía de padecer fuertes espasmos en la espalda baja pero como olvidar esa fotografía donde ayudaba a salir de la duela a Michael Jordan casi en brazos después de jugar con una fuerte gripa y ganar el juego tres en el Delta Center.Definitivamente Scottie es uno de los grandes de la NBA por eso le dieron la distinción dentro de los mejores 50 de la historia. Jordan fue Jordan, el mejor del mundo, pero Pippen tuvo su papel importante al lado de él.En los tiempos modernos las grandes figuras no saben asumir su rol dentro de un equipo, por ejemplo Lebron James tiene lo que quiere y gana lo que quiere, solo que no puede comprar a ningún precio lo que todos quieren, la gloria de la mejor liga del mundo…. El anillo de campeón de la NBA, Jorcan y Pippen tienen 6 y pudieron haber sido 11 y lo más importante es que no se pusieron de acuerdo para jugar juntos ni decidieron unirse cuando ya eran superestrellas. En la NBA de hoy se están extinguiendo los jugadores franquicia ya que cada estrella le encarga a su manager que lo maneje a un rumbo ganador, no solo les interesa el dinero sino que también quieren hacer sus propias “gangas” para poder hacerse llamar “Nuevas Dinastias”….. la diferencia es que las Dinastias no se hacen, nacen.Larry y McHale, Magic y Kareem, Isiah Thomas y Joe Dumars, Duncan y Robinson y la más importante Jordan y Pippen, todos ellos jamás se llamaron por teléfono para ponerse de acuerdo y ganar títulos, más sin embargo, ganaron, trascendieron y ahora los espera la gloria del mejor basquetbol del mundo.Es por esto que decimos que viene la inducción al salón de la fama en plenos tiempos donde le falta identidad a la liga, donde los jugadores ya no saben que colores tienen pero si saben cuanto quieren ganar y con quién quieren jugar.Sin duda es un momento para hacer una reflexión y darnos cuenta que la liga ya no es la misma, y que ahora los chicos que juegan son quienes idolatraron a quienes hoy se unen al Salón de la Fama, pero que les falta mucho, pero mucho por compararse, no solo con ese nivel de juego, sino con la ética, la perseverancia, el esfuerzo y el amor a los colores de una franquicia que les da de comer con un sueldo sobre valuado.

Más noticias

0 Comentarios