Piñera muy cerca de la presidencia chilena pero aún hay piedras en el camino

La victoria con amplio margen del derechista Sebastián Piñera en la primera vuelta de la elección chilena lo dejó cerca de la presidencia aunque el oficialista Eduardo Frei, que salió muy maltrecho, tiene posibilidades para el balotaje si atiende el mensaje de renovación expresado en las urnas.

La victoria con amplio margen del derechista Sebastián Piñera en la primera vuelta de la elección chilena lo dejó cerca de la presidencia aunque el oficialista Eduardo Frei, que salió muy maltrecho, tiene posibilidades para el balotaje si atiende el mensaje de renovación expresado en las urnas.El empresario millonario Piñera, con 44% de votos, y el ex presidente Frei, con 29%, disputarán el 17 de enero la segunda vuelta en un escenario de revolución electoral en Chile ya que la derecha logró su primera victoria en urnas desde la de Jorge Alessandri hace 51 años.Frei representa a la Concertación, una coalición de centro izquierda, que gobierna Chile desde que el dictador Augusto Pinochet abandonó el poder en 1990.La clave de esta segunda vuelta la tiene uno de los aspirantes derrotados, el independiente Marco Enríquez-Ominami (MEO), de 36 años, un disidente del oficialismo que logró seducir a un 20% del electorado con un mensaje de cambio.La noche del domingo MEO dejó claro que no apoyará en el balotaje ni a Piñera ni a Frei por considerarlos miembros de la vieja política. En esa circunstancia, ¿adónde irá ese 20%?Los votantes de MEO "van a tener un rol relevante en el balotaje. Se prevé que entre un 20 y un 25% de su votación vaya a las arcas de Piñera y entre un 50 y un 60% pase a Frei", dice a la AFP el politólogo Mauricio Morales.Según ese análisis, en el mejor escenario Piñera llegaría a 49%, mientras que Frei alcanzaría 47%, sumando su votación el 6% del comunista Jorge Arrate y la parte de MEO. Es decir, un escenario incierto.El politólogo Cristóbal Bellolio dice que "el votante de Enríquez está comprometido con el concepto de cambio, y ahora es Piñera quien está mejor habilitado para reclamar esa bandera del cambio".Para el analista Patricio Navia, "ha quedado claro que la derecha, pese a presentar un candidato moderado y moderno, no es capaz de atraer la mayoría del electorado".El politólogo Héctor Soto considera de su lado que Piñera "llega a la segunda vuelta con viento a favor pero su camino no está despejado. La pelea en segunda vuelta va a ser dura. Frei apostará a la polarización entre ricos y pobres, Estado y privatizaciones, entre víctimas y victimarios", agrega.Por su parte el politólogo Ricardo Israel dice a la AFP que "va a ser una segunda vuelta muy peleada, tal como han sido las dos anteriores, donde los votos se van a disputar uno a uno. Los votos de MEO en su mayoría se van a ir a Frei. Los 14 puntos de diferencia de Frei frente a Piñera no anticipan absolutamente nada".Lo que parece claro para los analistas es que a partir de este lunes comienza una nueva historia, se trata de barajar y repartir de nuevo.La presidenta Michelle Bachelet, con popularidad cercana al 80% se la ha jugado en favor de Frei, dándole su apoyo expreso e incentivando a varios de sus funcionarios a dejar sus cargos para colaborar en la campaña.De hecho este lunes su portavoz, la carismática Carolina Tohá, dejó el cargo el lunes para integrarse a la campaña de Frei.Sin embargo "ese traspaso de votos no es automático", reconoció la noche del domingo Frei.Hay una percepción de que Bachelet se la debe jugar a fondo por Frei porque de eso depende que ella pueda mantener el liderazgo político en la Concertación y así tener opción de postular a la reelección en 2014.Por lo pronto la derrota ha sido dura para la Concertación, cuyos líderes históricos desafiaron al dictador Pinochet, lo llevaron a un plebiscito que perdió y lo sacaron del poder.Desde entonces ganó las cuatro elecciones presidenciales que se realizaron. Pero la derrota del domingo es tan dura que "puede significar el comienzo del fin de la Concertación", según el analista Soto.

Más noticias

0 Comentarios