URGENTE Alerta de tsunami para Hawaii tras terremoto de 7.7 grados

Piñera logró desmarcar a la derecha chilena de su pasado pinochetista

La derecha chilena llega este domingo a la elección presidencial con una posibilidad concreta de ganar, de la mano del empresario Sebastián Piñera, quien ha adelantado una renovación dentro de un sector tradicionalmente marcado por su vínculo con el régimen del dictador Augusto Pinochet.

La derecha chilena llega este domingo a la elección presidencial con una posibilidad concreta de ganar, de la mano del empresario Sebastián Piñera, quien ha adelantado una renovación dentro de un sector tradicionalmente marcado por su vínculo con el régimen del dictador Augusto Pinochet.En 2009, los partidos de derecha nacidos bajo el alero de la dictadura de Augusto Pinochet, la liberal Renovación Nacional (RN) y la ultra conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), apostaron por la unidad con Piñera como candidato único.Se trataba de una señal de apertura hacia una derecha moderada encarnada por Piñera, un empresario multimillonario de ideas liberales y quien en 1989 se opuso a que continuara el régimen militar."Se ha reconocido el planteamiento liberal de Piñera, que dista mucho de la derecha tradicional y conservadora chilena", dijo a la AFP el analista político Guillermo Holzmann.El escritor peruano Mario Vargas Llosa, de visita en Chile hasta comienzo de esta semana, coincidió en que Piñera lidera "un centro derecha moderno, liberal, idealista".Para varios analistas, este político, dueño de un canal de televisión y accionista mayoritario de la aerolínea LAN y del club de fútbol Colo Colo, ha logrado dejar atrás la sombra de la dictadura.Piñera "fundó una nueva derecha, el piñerismo. Una derecha que hace aspavientos de haber estado con el 'No' (a Pinochet en el plebiscito de 1988); que no reniega del Estado ni de la protección social; que asume las uniones entre homosexuales y atrae a los jóvenes", dice el sociólogo Eugenio Tironi.Aún así Piñera -ligero favorito según los sondeos para el balotaje del próximo domingo frente al oficialista Eduardo Frei- inevitablemente carga la mochila de una derecha que apoyó al régimen militar.Consultado sobre si en un eventual gobierno suyo, trabajaría con gente que participó de la dictadura, dijo que "el hecho de haber trabajado para un gobierno, incluyendo el gobierno militar no es pecado, ni es delito. Lo que es pecado son los que cometieron delitos, por ejemplo los que atropellaron los derechos humanos".E insiste que convocar "a una nueva generación de chilenos", según ha dicho en innumerables discursos.Para analistas, el mérito de Piñera no sólo está en haberse desprendido del fardo que representa la dictadura, sino de haberse impuesto dentro de la derecha a la UDI -cuyo líder es Joaquín Lavín- muy reaccionaria y con gran fuerza parlamentaria.Tironi define que "con el piñerismo nace también un nuevo tipo de liderazgo en la política chilena. Él no representa la típica figura del político. Transpira éxito y optimismo, a diferencia de los políticos tradicionales, que creen que es mejor mimetizarse con las miserias de la gente".Y agrega que el empresario ha sabido mostrar "su riqueza como prueba de su empuje, de sus méritos, de su capacidad individual, no de sus privilegios. El está más allá de los roles tradicionales: es único; es una celebridad".En definitiva, Piñera logró empujar a la derecha hacia una política más de centro, de pensamientos moderados y progresistas. "Con el piñerismo se ha roto una anomalía de la democracia chilena, como era tener una derecha controlada por los hijos del 'ancien régime' (antiguo régimen)", subraya Tironi."La derecha chilena efectivamente se ha moderado y modernizado. Después de tanto tiempo fuera del poder, ya venía siendo la hora", concluye el politólogo Cristóbal Bellolio.Aún así para el analista político Ricardo Israel "a la derecha le sigue faltando una renovación de caras, un compromiso social más fuerte, más abierta a discutir los temas valóricos", dijo a la AFP.En caso de ganar, Piñera se convertiría en el primer candidato derechista en triunfar en una elección presidencial en Chile en 52 años tras la victoria en 1958 de Jorge Alessandri.

Más noticias

0 Comentarios