Pese a recuperación de la economía, 2009 terminará con récord de desocupados

Los miles de despidos anunciados en los últimos días en Europa y en Estados Unidos confirman que la crisis en el mundo laboral está lejos de terminarse y pese a las señales de reactivación de la economía registradas en 2009, el año acabará con una cantidad récord de desocupados.

Los miles de despidos anunciados en los últimos días en Europa y en Estados Unidos confirman que la crisis en el mundo laboral está lejos de terminarse y pese a las señales de reactivación de la economía registradas en 2009, el año acabará con una cantidad récord de desocupados.En España, presentada durante mucho tiempo como un modelo para el empleo, la desocupación sigue en aumento y, en un contexto de recesión que comenzó a fines de 2008, podría alcanzar el 20% de su población.Según datos oficiales conocidos el miércoles, el número de desempleados en España aumentó en octubre en 98.906 personas con respecto a septiembre, y se eleva a 3.808.353 de personas sin empleo, según el Ministerio de Trabajo.En Gran Bretaña, el Royal Bank of Scotland anunció el lunes 3.700 despidos a partir de la primavera boreal próxima. Un día después, el mayor banco europeo, HSBC, anunció la supresión de 1.700 empleos en el Reino Unido en 2010.Más allá del sector bancario -en el centro de la crisis financiera que comenzó hace más de un año-, la sangría de empleos seguirá en la industria en el marco de "planes de ahorro", si se tienen en cuenta los anuncios hechos en la última semana.El constructor automovilístico Ford cerrará en 2011 una de sus fábricas en Canadá y suprimirá 1.400 empleos. El grupo estadounidense de farmacia y productos de higiene Johnson and Johnson suprimirá 7.000 empleos en todo el mundo. En el sector del equipamiento telefónico, Nokia Siemens Networks, filial del grupo finlandés Nokia y del alemán Siemens, prevé suprimir entre 4.500 y 5.800 empleos en todo el mundo.El aumento del desempleo, progresivo desde el inicio de la crisis de los créditos hipotecarios de riesgo (subprimes) que se desaceleró en los últimos meses, sigue siendo un desafío mayor para los gobiernos, pese a que están apareciendo las primeras señales de una débil recuperación económica.Los planes de reactivación puestos en marcha por los países del G20 -las veinte economías industrializadas y emergentes más importantes del mundo- "crearán o salvarán" hasta 11 millones de puestos de trabajo en 2009, pero no impedirán que el desempleo alcance a nivel mundial un récord de 241 millones de personas, según la Oficina Internacional del Trabajo (OIT).En Estados Unidos, donde el viernes se conocerán las cifras del desempleo correspondientes a octubre, el presidente estadounidense Barack Obama admitió el lunes que la primera economía del mundo seguirá perdiendo empleos en los próximos meses a pesar de haber salido de la recesión, debido al plazo que debe transcurrir entre la recuperación de la actividad y la del empleo.En septiembre, el desempleo alcanzó en Estados Unidos el 9,8%, un récord desde 1983. Los economistas estiman que en 2010 superará el 10% y ahí permanecerá por cierto tiempo. Según la Reserva Federal estadounidense (Fed), la tasa "real" de desempleo es más elevada aún.Aunque Japón salió oficialmente de su recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, la segunda economía mundial registró en julio un desempleo del 5,7%. Las condiciones en el mercado del trabajo seguirán siendo negativas.En Europa, a diferencia de España, Alemania registró en octubre un recorte de la desocupación gracias al desempleo parcial subvencionado por el gobierno.Sin embargo, recién podrá hablarse de una real recuperación económica cuando el desempleo registre una verdadera baja, ya que este problema pesa en el consumo, motor de la actividad en muchos países.Para que "el desempleo baje" habrá que esperar "de ocho a 12 meses", según el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn."Inclusive a un ritmo más lento, el desempleo seguirá aumentando. La situación es frágil. Es importante no detener de golpe las medidas de respaldo al mercado laboral y centrar los esfuerzos en el empleo y en la protección social", afirmó a la AFP Raymond Torres, director del Instituto Nacional de Estudios Sociales de la OIT.Sin esas medidas, "podría haber una recaída de la economía como en los años 30, pero también riesgos políticos", consideró Torres.

Más noticias

0 Comentarios