Pecados Ajenos

Pecados Ajenos Pecados Ajenos

Pecados Ajenos

En un extremo de la historia está Natalia Ruiz quien, luego de casi veinte años de matrimonio, decide dejar a su marido, Rogelio Mercenario, pues la vida junto a él y Ágata, su suegra, ha terminado por volverse insostenible. Siendo muy joven, Ágata manipuló a Natalia con habilidad, para que se casara con Rogelio, un hombre alcohólico, emocionalmente inestable y dominado por su madre, pues Natalia era la heredera de una inmensa fortuna.

Por otro lado está Adrián Torres, quien se casó también veinte años atrás con Elena, creyendo estar enamorado. Con el tiempo, Elena fue dando muestras de gran inestabilidad: lo acosa constantemente y es presa de celos obsesivos, lastimándolo y haciéndolo quedar en ridículo en el medio donde se desenvuelve. La vida de Adrián al lado de Elena se convirtió en un verdadero infierno. Únicamente lo une a ella el recuerdo del amor que alguna vez se tuvieron, y sus dos hijos: Alfredo y Denisse.

El destino cruzará a Natalia con Adrián y quedarán impactados como almas gemelas, aunque desde su primer encuentro, ambos tendrán demasiados problemas como para pensar en el amor.

Con el tiempo, y de forma inevitable, Adrián y Natalia se enamorarán intensamente y ambos sentirán que encontraron su media naranja. Sin embargo, muchos obstáculos se interpondrán en su camino: los problemas de sus hijos, en los que se verán directamente involucrados; los escándalos de Elena, quien por ningún motivo estará dispuesta a perder a Adrián; las intrigas y las trampas de Inés y Ágata, y la incontrolable furia de Rogelio, quien deseará recuperar a Natalia a como dé lugar.

Entre intrigas y misterios, Adrián y Natalia tratarán de vencer los obstáculos para que triunfe el amor que sienten uno por el otro. Pero serán muchas las pruebas a superar y demasiados los enemigos.

Más noticias

0 Comentarios