Pecados Ajenos

Pecados Ajenos Pecados Ajenos

Pecados Ajenos

En la ciudad de West Palm Beach, Florida Natalia Ruiz decide finalmente dejar a su marido, Rogelio Mercenario. Luego de casi veinte años de matrimonio, su vida al lado de él y de Ágata, su suegra, ha terminado por volverse insostenible. Siendo muy joven, Ágata manipuló a Natalia con habilidad, para que se casara con Rogelio, y pusiera en sus manos la fortuna que heredó de sus padres, luego de que murieran en un trágico accidente. Rogelio es un hombre alcohólico, emocionalmente inestable, dominado por Ágata. Natalia no desea que sus dos hijos, Gloria y Luis, sigan siendo influenciados por lo que sucede en casa de los Mercenario, y desea alejarlos. Luis la ama incondicionalmente, pero Gloria ha sucumbido a las intrigas de su abuela y la detesta.

Por otro lado, en Pompano Beach, Florida Adrián Torres es Gerente General de una importante tienda de electrodomésticos. Se casó también veinte años atrás con

Elena, creyendo estar enamorado. Con el tiempo, Elena fue dando muestra de gran inestabilidad. Acosa a Adrián constantemente, presa de celos obsesivos, logrando solamente lastimarlo y hacerlo quedar en ridículo en el medio donde se desenvuelve. La vida de Adrián al lado de Elena se convirtió en un infierno. Únicamente lo unen a ella el recuerdo del amor que alguna vez se tuvieron, y sus dos hijos: Alfredo y Denisse.

Ágata no está dispuesta a permitir que Natalia pelee por su patrimonio. Se alía con Inés, en apariencia íntima amiga de Natalia, para hundirla. En el pasado, Inés fue amante de Rogelio, y supuestamente tuvo un hijo de él (Andrés), secreto que solamente ella y Ágata conocen. Inés desea a toda costa ocupar la posición que considera le corresponde, como esposa de Rogelio. A su vez, está aliada con Manuel, antiguo amante, que con el tiempo se descubrirá es el verdadero padre de Andrés.

Luego de un malentendido, Natalia llega a Pompano y es allí donde conoce a Adrián. Desde el primer momento, quedan fuertemente impactados el uno con el otro. Sin embargo, ambos tienen demasiados problemas encima, como para pensar en eso.

Natalia y Adrián empiezan a tratarse, al mismo tiempo que viven un sin fin de situaciones y de problemas que tienen qué resolver. Se enamoran, intensamente, y ambos sienten que encontraron su alma gemela. Sin embargo, muchas cosas se interpondrán en su camino: los problemas de sus hijos, en los que se verán directamente involucrados; los escándalos de Elena, quien por ningún motivo está dispuesta a perder a Adrián; las intrigas y las trampas de Inés y Ágata, y la furia de Rogelio, quien desea recuperar a Natalia a como dé lugar.

Natalia y Adrián tendrán que sortear muchos obstáculos para poder finalmente ser felices, juntos.

Más noticias

0 Comentarios