Pasco County Auditorium recibe demanda por discriminación

Reciben demanda federal en contra de la Pasco County Fair Association y una de sus empleadas a causa de 3 mujeres mexicoamericanas a quienes ilegalmente se les cobraran abusivos depósitos para uso de salón de eventos.

Pasco County Auditorium recibe demanda por discriminación Pasco County Auditorium recibe demanda por discriminación

Pasco County Auditorium recibe demanda por discriminación

La Greater Tampa Chapter de la American Civil Liberties Union de Florida recibió una demanda federal el lunes 8 de enero en contra de la Pasco County Fair Association y una de sus empleadas, Virginia McKendree, a causa de 3 mujeres mexicoamericanas a quienes ilegalmente, a causa de su pertenencia étnica se les cobraran abusivos depósitos para uso de salón de eventos.

“La Fair Association recarga dichos depósitos en base a prejuicios sobre los mexicanos u otros hispanoamericanos. Si una mujer planea su boda, su única preocupación debiera ser el vestido a lucir, no su filiación étnica”, dijo Rebecca Steele, consultora del ACLU de Florida. “Esta práctica evidentemente es discriminatoria e ilegal, y debe corregirse”.

Las demandantes asesoradas por la ACLU, 2 mexicoamericanas (Irma María García e Irma Montelongo) que planeaban sus ceremonias de boda, y una mexicoamericana que planeaba celebrar su 5to aniversario de boda (Araceli Corona), entraron en tratos con la Fair Association para rentar el Dan Cannon Auditorium.

A las 3 se les solicitó un depósito de $1,500 aún cuando a clientes “anglos”, en circunstancias similares, se les pidió tan sólo $1,000. ¿Por qué? Si los mexicanos hacen más enredos, más deberá cobrárseles.

Este trato diferencial se puso en evidencia cuando una amiga de las demandantes, Beatriz Fregoso, quien habla inglés sin acento alguno, convino telefónicamente un depósito por $1,000. Pero al mencionar su nombre hispánico, el depósito se disparó a los susodichos $1,500. Cuando la Sra. Fregoso preguntó el porqué del aumento del depósito, McKendree contestó que cuando “ciertas personas” rentan el salón, ese era el depósito, $1,500.

Cuando la Sra. Fregoso preguntó que si “ciertas personas” significaba por ejemplo mexicanos, la Sra. McKendree-intentando justificar tan alta cifra, hizo una generalización evidentemente racista de que los hispanos causaban mayores destrozos y mayores enredos. Aún cuando la Sra. Fregoso insistió en la cifra inicial fue desestimada.

“De más está mencionar a cuántos más han discriminado Virginia McKendree y la Pasco County Fair Association. Dicha práctica se ha vuelto tan cotidiana, a lo largo y anco de la comunidad, que los afectados han optado por rentar salones menos atractivos y menos funcionales, para evitar estas abusivas transacciones”, dijo Paul Rebein, consultor de la ACLU. “Esto ha ocurrido durante años, y estas valientes damas han optado por decir ‘ya

basta’”.

La discriminación no se limita a recepciones para bodas. A Araceli Corona, ciudadana norteamericana descendiente de mexicanos, y tercer demandante, le cobraron un depósito cuantioso cuando rentó el Dan Cannon Auditorium en junio del 2009 para una ceremonia de 5to aniversario de boda. Al igual que con García, el auditorio retuvo el depósito de la Sra. Corona.

Bajo la Civil Rights Act de 1964, y la Florida Civil Rights Act, se busca con esta demanda mitigar por ley daños y perjuicios, imposición de multa, costos y honorarios de abogados, y otros términos que la corte estime justos y apropiados.

Más noticias

0 Comentarios