Pasajero holandés del vuelo 253 se convierte en héroe