Parreira no tiene miedo pero en Sudáfrica tiemblan antes del Mundial

El seleccionador sudafricano, el brasileño Carlos Alberto Parreira, dice no estar asustado tras el sorteo del Mundial-2010 que el viernes encuadró a los Bafana Bafana con Francia, México y Uruguay pero debe ser el único porque la angustia cunde en el país anfitrión.

El seleccionador sudafricano, el brasileño Carlos Alberto Parreira, dice no estar asustado tras el sorteo del Mundial-2010 que el viernes encuadró a los Bafana Bafana con Francia, México y Uruguay pero debe ser el único porque la angustia cunde en el país anfitrión."Vamos a prepararnos, no tenemos miedo", explicaba ante las cámaras y los micrófonos el hombre que llevó a Brasil a proclamarse campeón en 1994. Sin embargo, instantes antes, en el momento del sorteo, le cambió la cara al ver cómo se iba conformando el Grupo A.Y el clamor temeroso que invadió la sala al salir la bola de Francia fue más que significativo. Para un país número 86 en el ránking FIFA, Francia debería haber estado entre los cabezas de serie: el recuerdo de la victoria de 1998 y de la final de 2006 de los 'Bleus' sigue muy patente en una nación que sólo ha disputado dos Mundiales, en 1998 y 2002, sin pasar nunca de primera ronda.La prensa sudafricana era unánime el sábado. "Sorteo de pesadilla", titulaba el diario regional The Independent on Saturday en su edición digital. "Los Bafana no están de enhorabuena", añadía en la portada de su edición escrita.El primer país africano sede de una Copa del Mundo vive con el temor de convertirse en el primer anfitrión de la historia eliminado en primera ronda."Es un grupo difícil pero tampoco esperábamos que fuera fácil", admitía el gigante (1,98 m) sudafricano Matthew Booth, que participó en el sorteo."Pero no envidio a los mexicanos, que van a tener que enfrentarse a 90.000 vuvuzelas", añadió hablando de las ruidosas trompetas que hacen sonar sin cesar los espectadores en Sudáfrica, buscando el lado positivo al partido inaugural contra los aztecas el 11 de junio en el Soccer City de Johannesburgo."Es un grupo muy, muy difícil, pero como país organizador tenemos que pasar de la fase de grupos", comentaba a la AFP el ex capitán sudafricano Neil Tovey."Francia ha tenido una campaña de clasificación difícil pero tienen grandes jugadores que pueden superarse en esta gran ocasión", añadió.El balance reciente de los Bafana Bafana no es en absoluto favorable. 'Los muchachos' en zulú no han ganado más que uno de sus once partidos desde el pasado mes de junio y no han marcado más que 10 goles en 18 encuentros.Ante esos pobres resultados, a finales de octubre fue destituido el seleccionador brasileño Joel Santana y se llamó de vuelta a su compatriota Carlos Alberto Parreira para que se hiciera cargo de nuevo de la selección que dejó en abril de 2008 por motivos familiares.Desde que fue nombrado, Parreira se ha distinguido por su discurso guerrero ("el fútbol es matar, matar, matar") y subrayó, desde que conoció el sorteo, la importancia de la "preparación mental" de sus jugadores antes de abordar la Copa del Mundo.Otra baza favorable para los Bafana es que están acostumbrados a jugar a gran altura y por tanto no padecerán en los partidos que disputen en Johannesburgo, a 1.700 metros por encima del nivel del mar, o en Bloemfontein (1.300 m).Y ellos sí que están acostumbrados al atronador ruido de miles de vuvuzelas sonando al mismo tiempo que tanto perturbó sobre todo a los equipos no africanos en la pasada Copa de las Confederaciones, ensayo general del Mundial.

Más noticias

0 Comentarios