Paraguay lanza plan de acueductos para combatir la sequía

El Gobierno de Paraguay declaró este viernes de interés nacional la construcción de acueductos, destinados a salvar en el futuro la producción agrícola y ganadera, devastada por una prolongada sequía, informó a la AFP el vicepresidente, Federico Franco.

El Gobierno de Paraguay declaró este viernes de interés nacional la construcción de acueductos, destinados a salvar en el futuro la producción agrícola y ganadera, devastada por una prolongada sequía, informó a la AFP el vicepresidente, Federico Franco."Tenemos que favorecer la construcción de tres o cuatro acueductos en el Chaco (región central) para permitir una agricultura generosa, y que termine con la muerte masiva e indiscriminada de ganado, que está a punto de matar la producción chaqueña", dijo Franco.Los conductos para llevar el agua serán construidos desde el río Paraguay hasta el árido y desértico Chaco central, donde en los últimos días murieron unas 5.000 reses, dijo el director del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) de Paraguay, Daniel Rojas.La sequía que lleva casi 10 meses está vinculada con el fenómeno climatológico llamado El Niño, según los expertos.El primer sistema de aguas del proyecto, con unos 250 km de extensión, tendrá un costo de unos 30 millones de dólares, de los cuales 20 millones serán aportados por los colonos menonitas de la región, con el fin de revivir al Chaco.En el Chaco central viven unos 50.000 colonos menonitas, descendientes de reformistas protestantes europeos del siglo XVI.Sobre la mortandad de animales, Rojas dijo que las autoridades "están exigiendo que sean enterrados a cierta profundidad para evitar la diseminación de los restos y el brote de enfermedades".Con vehículos movidos a diesel, camiones de ganado y hasta con carretas, los ganaderos arrastran con sogas a los animales recién muertos para trasladarlos distancias de cinco a seis kilómetros para enterrarlos en grandes fosas.La región está sembrada de restos de vacunos, de los que apenas quedan la cabeza y el cuero, con el cuerpo vaciado por predadores, según constató la AFP."Si en dos meses más no llueve, esto va a ser un desastre", dijo a la AFP el veterano ganadero Francisco Fernández, quien dijo que la actual sequía no tiene parangón en décadas.El pasado domingo cayeron 34 milímetros de lluvia, una cantidad ínfima que no abastece las expectativas de los productores.Al no haber pasturas ni agua, las reses mueren de hambre y de sed. "Cuando se acuestan por falta de fuerzas, ya no se levantan más", relató.Fernández confesó que ya perdió 160 reses y que trata de mantener con vida al millar que le resta con forrajes.El vicepresidente Franco, que firmó el decreto que prioriza la construcción de los acueductos, dijo a la AFP que "es increíble que por falta de agua no se pueda desarrollar una región", que representa el 60% del territorio del país y tiene tan sólo 100.000 habitantes.La nación mediterránea, con seis millones de habitantes, concentra todo su potencial económico y productivo en la región oriental, de densa vegetación y población.El vicepresidente dijo que, por el contrario, en Brasil, al otro lado de la frontera del río Paraguay, los productores cuentan con servicios de siete acueductos."Esta gente en Brasil recibe agua para irrigación, para uso potable de uso humano incluso, y es otro el panorama que se observa. Nosotros ya no podemos postergar esta situación", dijo Franco.

Más noticias

0 Comentarios