Países de la Amazonía pedirán en Copenhague dinero para preservar la selva

Los presidentes brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y francés, Nicolás Sarkozy, inauguraron este jueves una reunión de los países amazónicos con más ausencias que presencias, y en la que anunciarán su intención de reclamar en la cumbre de Copenhague financiación a cambio de preservar la Amazonía.

Los presidentes brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y francés, Nicolás Sarkozy, inauguraron este jueves una reunión de los países amazónicos con más ausencias que presencias, y en la que anunciarán su intención de reclamar en la cumbre de Copenhague financiación a cambio de preservar la Amazonía."Nosotros queremos preservar (la Amazonía), pero ellos (los países ricos) tendrán que pagar la cuenta de esa preservación, por el hecho de que nosotros no hemos derrumbado nuestra selva, como ellos derrumbaron la suya hace un siglo", dijo Lula poco antes de abrirse la reunión en la ciudad amazónica de Manaos."Que no venga ningún gringo (extranjero) a pedirnos que dejemos a un amazónico morir de hambre bajo la copa de un árbol", ironizó.La reunión en la ciudad de Manaos fue convocada por Lula para acordar una posición de los países amazónicos frente a la cumbre de Copenhague, en un momento en que los países de la región viven relaciones tensas tras la decisión de Colombia de abrir bases militares al uso estadounidense.Los más enfrentados, el venezolano Hugo Chávez y el colombiano Alvaro Uribe, cancelaron a último momento, dejando la cita aún más devaluada. Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Surinam ya habían indicado problemas de agenda de sus presidentes para una cumbre convocada a última hora, y enviaron cancilleres y representantes.Además de Sarkozy, que desembarcó al final de la tarde con el objetivo de arrancar de sus colegas un compromiso claro en la preservación de la Amazonia que también integra la Guayana Francesa, apenas llegó el presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo.La declaración de los países amazónicos será un mensaje reclamando que Copenhague no deje de lado la preservación de los bosques del planeta y asiente mecanismos de financiación.La destrucción de los bosques, que libera toneladas de dióxido de carbono (CO2) retenidas por su manto vegetal, es la causa de cerca del 20% de las emisiones mundiales de gases que provocan el efecto invernadero.Los países amazónicos consideran que su esfuerzo en proteger la mayor selva tropical del planeta debe ser compensado con financiamiento a programas de desarrollo sustentable, en una región fuertemente presionada por lucrativas actividades ilegales como extracción de madera, minería y agropecuaria.Los países amazónicos insistirán además en reclamar un compromiso ambicioso de las naciones industrializadas en reducir sus emisiones."En Europa, cualquiera opina sobre Amazonia, piensan que es un jardín botánico, un zoológico, y no se dan cuenta de que hay 30 millones de personas que necesitan trabajar", explicó el principal asesor de Lula, Marco Aurelio Garcia.Garcia reconoció que la ausencia de numerosos presidentes debilita la reunión, pero aseguró que el resultado tendrá la fuerza de una propuesta unánime de los países.Sarkozy y Lula presentarán a los representantes de sus colegas la "posición conjunta" para Copenhague que asumieron hace dos semanas.Para llamar la atención de los presidentes, ecologistas de Greenpeace colgaron del Teatro de la Opera en Manaos una gran pancarta reclamando que los mandatarios Barack "Obama (Estados Unidos), Lula, Sarkozy, hagan historia, salven el clima".Brasil, cuarto emisor mundial de gases con efecto invernadero, está intentando ganar mayor protagonismo en las conversaciones mundiales del clima, y llega a Copenhague con un compromiso de reducir entre 36% y 39% sus emisiones de CO2 con relación a un total estimado para 2020. La mitad del esfuerzo será con un recorte de 80% de la deforestación de la selva amazónica.Este año Brasil presentó el menor nivel de deforestación en 20 años, y aún así fueron se perdieron 7.000 km2 de selva.La conferencia de Copenhague, que se celebrará del 7 al 18 de diciembre, fue convocada para lograr un acuerdo mundial contra el calentamiento global.

Más noticias

0 Comentarios