Padrastro en Brasil clava 50 agujas a un niño, quien será operado de urgencia

El niño brasileño de dos años que fue internado con unas 50 agujas que le fueron clavadas por todo su cuerpo tras ser sometido a rituales de magia negra por su padrastro, tendrá que ser operado de urgencia para retirarle dos peligrosas agujas alojadas en el corazón.

El niño brasileño de dos años que fue internado con unas 50 agujas que le fueron clavadas por todo su cuerpo tras ser sometido a rituales de magia negra por su padrastro, tendrá que ser operado de urgencia para retirarle dos peligrosas agujas alojadas en el corazón."Descubrimos que parecen existir dos agujas que están en el ventrículo izquierdo, en el corazón del niño", declaró a la televisión local Fabio Contelle, cirujano pediátrico del Hospital do Oeste de la ciudad de Barreiras, estado de Bahia (nordeste)."Eso torna la cirugía un poco más complicada, ya que no poseemos aquí un cirujano cardíaco. Por eso optamos por trasladar al niño a un centro especializado en Salvador" de Bahia, la capital de ese estado del nordeste de Brasil, afirmó.Una portavoz del centro médico en Barreiras declaró a la AFP que el pequeño fue trasladado la mañana de este jueves a un hospital especializado en cirugía cardíaca en Salvador, donde será sometido a la operación.La extracción del resto de las agujas dependerá de futuras evaluaciones y del riesgo que presenten para su salud, precisó.El pequeño, que tiene unas 50 agujas alojadas en su tórax, abdomen, cuello y piernas, continúa en estado grave pero estable, está conciente, respira normalmente y es alimentado por sonda, explicó el vocero.La noche del miércoles, el padrastro Roberto Carlos Magalhaes, que estaba desaparecido, "admitió haber introducido las agujas en el cuerpo del niño" durante rituales de magia negra, declaró a la AFP Helder Fernandes Santana, comisario de la localidad de Ibotirama."Lo hizo por venganza, para vengarse de su mujer. Su amante lo orientó a matar al niño en un ritual macabro", agregó el oficial.La madre del pequeño, Maria Souza Santos, de 38 años, había declarado a la prensa de Salvador de Bahia, que sospechaba que su hijo "pudo haber sido víctima de magia negra".Souza vive con sus seis hijos, su madre y su nuevo marido.

Más noticias

0 Comentarios