Pacquiao y Mayweather animaron vibrante año del boxeo mundial

El mundo del pugilismo vibró de emoción con las contundentes victorias de Manny Pacquiao y Floyd Mayweather, lloró con Oscar de la Hoya cuando anunció su retiro, y comprobó una vez más la crudeza del oficio, con varias muertes sobre el encordado a lo largo del año.

El mundo del pugilismo vibró de emoción con las contundentes victorias de Manny Pacquiao y Floyd Mayweather, lloró con Oscar de la Hoya cuando anunció su retiro, y comprobó una vez más la crudeza del oficio, con varias muertes sobre el encordado a lo largo del año.El 2009 quedó marcado por la confirmación del filipino Pacquiao como el mejor púgil libra por libra del momento, y el regreso victorioso a los encordados del invicto parlanchín 'Money' Mayweather, dos hombres destinados a encontrarse en 2010 en una 'megapelea' pactada para el 13 de marzo en un lugar aún por definir.Pacquiao demolió con sus puños el 2 de mayo en Las Vegas (Nevada) al inglés Ricky Hatton, y seis meses después, el 14 de noviembre y en el mismo escenario, destrozó al puertorriqueño Miguel Cotto, para arrebatarle el título welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y convertirse en el primer púgil que gana siete coronas mundiales en igual número de divisiones.La pelea del 'Pac Man' filipino con Cotto fue el mejor negocio del 2009 para el sistema televisivo Pague por Ver (PPV), con 1,25 millones de solicitudes y más de 70 millones de dólares en ganancias.'Money' regresó de un retiro de 21 meses para vencer de forma unánime al mexicano Juan Manuel Márquez, en los pesos welters. Mayweather no peleaba desde el 8 de diciembre de 2007, cuando desmanteló al británico Ricky Hatton en 10 rounds.El año también estuvo marcado por el retiro de Oscar de la Hoya y el galés Joe Calzaghe, dos grandes que muy pronto ingresarán al Salón de la Fama del boxeo mundial precedidos de su rica foja de servicios.Entre lágrimas, De la Hoya anunció el 14 de abril su retiro de los cuadriláteros, tras una fructífera carrera de 17 años en la que amasó una fortuna y el cariño irrevocable de sus fanáticos.A sus 36 años, y tras perder en diciembre de 2008 su última pelea contra Pacquiao, abandonó los guantes con record de 39-6, 30 de esos triunfos por nocaut, tras haber ganado el título olímpico de Barcelona-1992 y 10 campeonatos mundiales profesionales en seis categorías diferentes, desde las 130 a las 160 libras.Su popularidad lo convirtió en el boxeador que más altos ingresos alcanzó en la historia del deporte, sin ser un peso completo, recaudando más de 696 millones de dólares en 19 carteleras por el sistema de PPV.Calzaghe, ex campeón del mundo unificado de supermedios e invicto en 46 peleas, decidió retirarse también a los 36 años, luego de un último combate en el que superó al estadounidense Bernard Hopkins.Entre tantas luces, hubo sombras que oscurecieron el ring, y el 2009 fue el año con más muertes de púgiles en la última década.Según una investigación médica del Consejo Mundial de Boxeo, en los últimos doce meses se documentaron catorce muertes de boxeadores, siete después de combates oficiales de diversos organismos, además de accidentes de tránsito, suicidos y asesinatos.Los mexicanos Francisco Rodríguez, Daniel Aguillón, Marco Antonio Nazareth y Benjamín Flores, el estadounidense Mike Post, el japonés Masate Tsuji y el tailandés Sakai Jockygym murieron a causa de los golpes recibidos en sus peleas de este año.Otros como el norteamericano Vernon Forrest y el colombiano William Morelo fueron asesinados, el colombiano Nicolás Cervera se suicidó y el norteamericano Tony Horton y el trinitario Jissele Salandy murieron en accidentes de tránsito.El mundo del boxeo estuvo de luto también por los fallecimientos de grandes ex campeones mundiales como el nicaraguense Alexis Arguello, el canadiense Arturo Gatti, el puertorriqueño José 'Chegüí' Torres y el sueco Ingemar Johansson.El dopaje y otros vicios asomaron su peluda oreja cuando el invicto peso medio mexicano Julio César Chávez Jr dio positivo al diurético furosemide tras su pelea del 14 de noviembre en Las Vegas, y su compatriota Antonio Margarito fue suspendido por utilizar un vendaje ilegal en una pelea.Margarito y su entrenador Javier Capetillo vieron revocadas por un año en Estados Unidos sus licencias boxísticas tras ser encontrados culpables de utilizar unos parches de una sustancia similar al yeso bajo el vendaje de los puños del boxeador, descubierto momentos antes de una pelea contra el estadounidense Shane Mosley en Los Angeles.El mexicano perdió su corona de campeón welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) al caer noqueado en el noveno asalto por Mosley.

Más noticias

0 Comentarios