Ortega cumple tres años de gobierno en Nicaragua con promesas pendientes

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega, quien aspira a su reelección, cumple el domingo tres años en el poder esgrimiendo sus logros sociales y favorecido por una débil oposición, pero con varias promesas pendientes en lo económico y político.

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega, quien aspira a su reelección, cumple el domingo tres años en el poder esgrimiendo sus logros sociales y favorecido por una débil oposición, pero con varias promesas pendientes en lo económico y político.El mandatario, que asumió en 2007 para un período de cinco años, tenía planeado presentar su balance durante un acto en la antigua Casa Presidencial, rodeado de funcionarios y militantes.Sus críticos evalúan su gestión con un reconocimiento en algunos planes sociales, aunque todavía insuficientes para responder a una pobreza que cubre a un 70% de la población, según cifras independientes.Ortega, a quienes sus adversarios tildan de autoritario, quedó habilitado para buscar un nuevo mandato de cinco años en 2011, tras un polémico fallo de la Corte Suprema que dejó sin piso una enmienda constitucional que prohibía la reelección inmediata.El mandatario "ha sido favorecido estos tres años por falta de una posición fuerte, que está desunida", y ya piensa en Ortega como su próxima rival en las elecciones, dijo a la AFP el analista y politólogo, Emilio Alvarez.La restitución de la gratuidad de la salud y la educación, privatizados por los gobiernos de los últimos 16 años, "es uno de los principales aciertos" que ha tenido Ortega, de acuerdo con sondeos de opinión y opositores.En cambio el desempleo sigue siendo la mayor debilidad de este gobierno. En el último año se perdieron 42.000 puestos de trabajo en el Estado y empresas de zona franca, según datos de sindicatos y organizaciones gremiales.Los programas estrellas del gobierno "Hambre Cero" y "Usura Cero" destinados a proveer medios de subsistencia a sectores pobres en el campo y la ciudad son una iniciativa acertada, aunque su implementación, con tintes políticos,"no han tenido el impacto productivo ni económico para las familias", estimó Ana Quirós, de la Coordinadora Civil.Ortega ha enfrentado "un período muy duro" por la crisis económica mundial y su política de confrontar a la comunidad de países donantes "que se sienten frustrados" por su falta de cumplimiento de los parámetros democráticos en el país, dijo Emilio Alvarez.Estados Unidos, La Unión Europea suspendieron en 2008 desembolsos de ayuda directa al presupuesto, tras los cuestionados comicios municipales, que la oposición denuncio como fraudulentos.Ambos factores limitaron su capacidad de maniobra en el campo económico por un déficit en las finanzas para el 2010, que lo obligó a comienzos de este año a implementar una reforma fiscal que expertos califican de drástica, porque entre otras medidas tocará el bolsillo de asalariados, ahorristas y pequeños negocios familiares.El gobierno proyecta para el 2010 un crecimiento del 2% y apuntalar los programas sociales con más casas para el pueblo, créditos, mejoramiento de red de autobuses en la capital, según la propaganda oficial y, que a juzgar de sus critícos opositores buscan mejorar su posición ante la población de cara a las elecciones del próximo año.En tres años Ortega no logró encausar al país hacia un sistema político parlamentario, como se proponía pese a que no tiene una oposición fuerte en el congreso.Según Alvarez, Ortega se distingue por su autoritarismo, pero en estos tres años fue más bien "cauteloso" en imponer cambios políticos en el país "porque no quiere desatar una animadversión aguda".

Más noticias

0 Comentarios