Optimismo en el salón del automóvil de Detroit

Fabricantes del mundo entero presentes en el salón del automóvil de Detroit que abrió el 11 de enero.

Optimismo en el salón del automóvil de Detroit Optimismo en el salón del automóvil de Detroit

Optimismo en el salón del automóvil de Detroit

Puras sonrisas en Detroit. Los fabricantes de automóviles del mundo entero ponen su mejor cara intentando dejar atrás un nefasto 2009 que registró una caída de hasta 20% en las ventas en el mercado estadounidense.

“Hoy es un nuevo día, un nuevo comienzo para la industria automotriz”, dice Ray LaHood, secretario de transporte.

Varios integrantes del equipo Obama se hicieron presentes en la apertura del salón. Y en especial para ver el Volt, nuevo modelo eléctrico de General Motors, de la que el Estado es accionista mayoritario.

De los 3 grandes fabricantes estadounidenses, Chrysler fue quien más sufrió, y no presenta ningún nuevo vehículo en este salón. Pero su reciente comprador, Fiat, exhibe al emblemático Fiat 500, coche que evidencia la nueva tendencia de desarrollar vehículos más pequeños y más económicos en el mercado norteamericano. Otro ejemplo, el Fiesta de Ford, que por primera vez se comercializa en Estados Unidos.

“Los clientes están cambiando, dejan los grandes coches, los SUV para buscar autos más pequeños, pero quieren tener todas las prestaciones de los grandes”, comenta Sam De La Garza, representante de Ford.

Falta saber si todo Estados Unidos está dispuesto a seguir esa tendencia.

“Nosotros lo haríamos pero venimos de Texas, ¡y ahí a la gente le gusta todo grande!”, argumenta Robert Lee, visitante.

Y la competencia es dura aquí. Los fabricantes asiáticos como Toyota, Honda y Hyundai han ganado mucho terreno en el mercado estadounidense.

Entre los europeos, BMW presentó en exclusiva su Mini Crossover. El gigante alemán espera registrar una recuperación en sus ventas a partir de este año.

Más noticias

0 Comentarios