Obesidad: protección contra síndrome metabólico

La obesidad es el modo en que el cuerpo almacena lípidos donde les corresponde para proteger al cuerpo, cuando las reservas de grasas son excesivas entonces se acumulan en donde no les corresponde y presentan síntomas del síndrome metabólico.

Obesidad: protección contra síndrome metabólico Obesidad: protección contra síndrome metabólico

Obesidad: protección contra síndrome metabólico

La serie de síntomas que constituyen el síndrome metabólico, resistencia a la insulina, alto colesterol, hígado graso, y mayor propensión a la diabetes, males cardíacos e infarto, se relacionan con la obesidad, pero, según artículo del 9 de marzo de la Cell Press, Trends in Endocrinology and Metabolism.

Según Roger Unger, de la University of Texas Southwestern en Dallas, la obesidad es el modo en que el cuerpo almacena lípidos donde les corresponde, en los tejidos adiposos, para proteger al resto del cuerpo de los efectos tóxicos de las grasas. Cuando las reservas de grasas son ya excesivas para los tejidos adiposos, entonces se acumulan en donde no les corresponde, y se presentan los síntomas del síndrome metabólico.

La manipulación genética del incremento o descenso de grasas en los ratones han aportado evidencias de que la adipogénesis, o sea la generación de células grasas, demora otras consecuencias de la sobrealimentación. 

Para Unger, tiene sentido que las células que ya se saturaron de grasas empiecen a segregar glucosa, que empieza a inundar al torrente sanguíneo y a la orina. Y una vez en las células, la glucosa se convierte en substrato para generación de más grasas. “El cuerpo hace lo que debiéramos haber hecho nosotros-mantener a raya el exceso de calorías- y que resulte seguro”, dice Unger.

Hay desacuerdos respecto a si la resistencia a la insulina es la causa principal del síndrome metabólico, o tan sólo uno de sus rasgos. Menciona Unger. Pero dicho médico tiene al respecto una clara perspectiva. La resistencia a la insulina no es la causa del síndrome metabólico, dice, es sólo un “bioproducto pasivo” de depósito de grasas en el hígado y músculos una vez que el almacenamiento en las células grasas empieza a fallar.

Unger resume sus hallazgos: “en base a las evidencias ofrecidas aquí, parece que las formas predominantes de síndrome metabólico y T2DM (diabetes mellitus tipo 2) son consecuencia de no rotar reservas de calorías, agravado por adipocitos que no protegen contra la lipotoxicidad. Si uno considera al pueblo de EEUU como involuntarios sujetos de estudio en la más extensa y duradera investigación de la historia presentarían los mismos resultados que los roedores estudiados en materia de calorías, es decir tras 50 años de dietas ricas en calorías, 200 millones tendrían sobrepeso y más de 50 millones tendrían el síndrome metabólico. El error de los trabajadores de la salud y de la industria farmacéutica en detener esta pandemia, nos sugiere que si acabamos con las calorías del ‘departamento de descuentos’, ya no será ‘rentable la obesidad’.

Más noticias

0 Comentarios