Obama desata el enfado entre los pacifistas

Con silbidos y abucheos, el anuncio del envío de refuerzos a Afganistán fue mal recibido por los militantes pacifistas de San Francisco, bastión de la izquierda estadounidense que ayudó a llevar a Barack Obama a la Casa Blanca.

Con silbidos y abucheos, el anuncio del envío de refuerzos a Afganistán fue mal recibido por los militantes pacifistas de San Francisco, bastión de la izquierda estadounidense que ayudó a llevar a Barack Obama a la Casa Blanca.Unas 15 mujeres se vistieron de rosa como muestra de pertenencia a Code Pink, un grupo promotor del pacifismo, para reunirse en el restaurante 'Chez Tommy' con el fin de escuchar el discurso de Obama por televisión.Cuando el presidente anunció el envío de 30.000 soldados adicionales a Afganistán, cayeron cubiertos al suelo y oscilaron cabezas en signo de reprobación."íEsto parece dicho por George (W.) Bush!", vocifera una de ellas."Me parece increíblemente deprimente", añade Brenda Hillman, profesora de poesía. "En la época de Bush, escuchábamos el mismo tipo de razonamiento", dice.Antes, en Washington, una decena de sus compañeros de lucha había intentado difundir y defender sus ideas pacifistas mediante un desfile parecido a un cortejo fúnebre con falsos féretros frente a la Casa Blanca.Para Code Pink, Obama debería usar los miles de millones de dólares gastados en la guerra en Afganistán para mejorar, por ejemplo, la cobertura de salud."Siempre hay dinero para la guerra. Pero para la educación, el seguro de salud y el empleo, nunca hay suficiente", lamenta la profesora Susan Witka durante la cena en San Francisco, en la que la baja concurrencia ilustra las dificultades del movimiento pacifista estadounidense para reunir adeptos."Obama, si te hemos elegido es para que pongas un término a la guerra", clama uno de los carteles que blanden las mujeres del grupo. "Mujeres para la paz", "Paren de apoyar la guerra", son otros de los eslóganes que eligieron.Los demás clientes del restaurante no esperaron mucho antes de escuchar los silbidos de los miembros de Code Pink. Risas nerviosas detonaron en el momento en que Obama empezó a justificar su decisión. Pero cuando éste anunció la cifra de 30.000 soldados, las mujeres gritaron "íNo!"."No creo que haya que apoyar ciegamente a la gente que uno aprecia", advierte Brenda Hillman.Este miércoles en Washington, tres manifestantes pacifistas de Code Pink pidieron a los consejeros sobre seguridad nacional de Obama que reconsideren su decisión."Usted se da cuenta de que es una desventura", afirmó la activista Medea Benjamin mientras el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates; la secretaria de Estado, Hillary Clinton y el jefe del Estado Mayor conjunto, Michael Mullen, se preparaban para una audiencia sobre la estrategia en el Congreso."Usted, Hillary, lo sabe mejor aún", le dijo a Clinton.Benjamin vestía un poncho rosado sobre el que se leía en el anverso: "Envío de tropas a Afganistán: gran error", y en el reverso "No a la guerra en Afganistán", y trató de llamar la atención de Mullen mientras éste conversaba con asesores."Los afganos no necesitan más soldados, necesitan más desarrollo económico, puestos de trabajo", dijo Benjamin, alertando sobre un "ciclo de violencia interminable" si Obama envía 30.000 soldados adicionales a Afganistán.

Más noticias

0 Comentarios