Obama debate con jefes de inteligencia ataque frustrado

Barack Obama debatió este martes con miembros del servicio de inteligencia las fallas en seguridad.

El presidente estadounidense Barack Obama debatió este martes con miembros del servicio de inteligencia las fallas en seguridad que permitieron el atentado frustrado del 25 de diciembre, mientras la polémica suscitada por el suceso obligó a detener el envío de presos de Guantánamo a Yemen.

La Casa Blanca, sometida a la presión creciente de la opinión y la oposición republicana, anunció que el FBI había logrado extraer información útil de Umar Faruk Abdulmutallab, el jóven nigeriano de 23 años acusado del fallido atentado.

"Abdulmutallab pasó varias horas con los investigadores del FBI en las que extrajimos información útil y que puede ser materia de juicio", indicó el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs.

Estas afirmaciones salían al paso de las críticas republicanas a la decisión de procesar a Abdulmutallab ante la justicia civil en vez de considerarlo un combatiente enemigo susceptible de responder ante la justicia militar.

En este contexto, el gobierno estadounidense anució este martes que interrumpía la transferencia de presos de Guantánamo a Yemen.

"Aunque seguimos comprometidos a cerrar el lugar, se ha determinado que ahora cualquier traslado adicional a Yemen no es una buena idea", indicó el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs a periodistas.

"No moveremos más personas a Yemen", añadió, tras anunciar una decisión política que dificulta la voluntad del presidente Obama de cerrar Guantánamo, donde casi la mitad de los detenidos pendientes de traslado son yemeníes.

Gibbs no dejó claro por cuánto tiempo se suspenderán los traslados a Yemen, pero afirmó que la decisión aumentará el número de reclusos que serán eviados al Centro Correccional Thomson de Illinois, donde actualmente se encuentran otros detenidos.

Mientras tanto, nuevas revelaciones de la prensa estadounidense ponían en entredicho la labor de los servicios secretos.

Según la cadena estadounidense NBC News, que citó a fuentes occidentales de inteligencia, el autor de un atentado suicida que causó la muerte de siete miembros de la CIA y un oficial de inteligencia jordano el 30 de diciembre en Afganistán, sería un agente doble jordano que trabajaba para Al Qaida.

El atentado fue reivindicado por los talibanes.

El gobierno jordano no escondió su malestar por estas informaciones, uniéndose a las críticas de otros países a la política antiterrorista estadounidense.

Desde Buenos Aires, el ministro de Información de Siria, Mohsen Bilal, quien se encuentra en visita oficial, reaccionó a la inclusión de su país en la lista de países de riesgo asegurando que "estas medidas no son el verdadero remedio para este fenómeno criminal internacional que nos amenaza, que no tiene religión ni raza ni ciudadanía y que es condenado en todo el planeta, por Siria, Argentina y todo el mundo"

"Esto no se soluciona con guerras ni con escáners ni listas negras", aseguró el funcionario y manifestó su esperanza de que "todo el mundo, incluido Estados Unidos, estudie atentamente las raíces de este fenómeno gravísimo para tener armas para frenarlo", dijo Bilal ante la agencia oficial argentina Télam.

Por otro lado, Estados Unidos volvió a abrir este martes su embajada en Yemen, cerrada durante dos días debido a amenazas de atentado de Al Qaida, y elogió la acción de las fuerzas de seguridad yemeníes, que desde el domingo mataron o detuvieron a varios presuntos miembros de esa red islamista.

Las embajadas de Gran Bretaña y Francia siguieron cerradas al público.

Más noticias

0 Comentarios